El equipo de Pachuca ha estado lejos del protagonismo en el futbol mexicano, algo que quieren recuperar en el Torneo Clausura 2016 de la Liga MX, para el cual mantuvieron en el banquillo al uruguayo Diego Alonso.

Durante el 2015 la irregularidad fue la principal característica de este equipo, así como su fragilidad defensiva, principalmente en el segundo, por lo cual, el objetivo de la directiva y del cuerpo técnico fue la de reforzar dicha zona.

Para ello, se hicieron de los servicios de los defensas colombianos Stefan Medina, su compatriota Oscar Murillo, así como el méxico-estadunidense Omar González.

Además de los mediocampistas Emmanuel García y Eduardo Pérez, así como los delanteros Manuel Pérez y el paraguayo Gustavo Ramírez, además del volante Lucas Silva.

Los altos mandos decidieron darle continuidad a Alonso en el banquillo, pese a que sus resultados han sido bastante pobres, con únicamente una liguilla, y un futbol falto de consistencia en todos los aspectos.

La consigna es clara para el conjunto hidalguense: recuperar el protagonismo que han perdido, pero también desarrollar un futbol atractivo para su afición.

Algo que en caso de no lograr puede marcar el fin de este ciclo, el cual ha sido poco exitoso, una característica de los últimos procesos de esta escuadra.

NTX