Un tanto del japonés Shinji Okazaki amargó este lunes el debut de Rafa Benítez en el banquillo del Newcastle y dio los tres puntos (1-0) al Leicester City, que vuelve a colocarse con una ventaja de cinco puntos en lo más alto de la liga inglesa.

Había mucha expectación en el Reino Unido con el regreso dos años y medio después de Rafa a la Premier League. Tras haber dirigido a equipos ‘punteros’ como Valencia, Liverpool, Inter de Milán, Chelsea, Nápoles o Real Madrid, el madrileño afrontaba un desafío muy diferente: salvar del descenso al Newcastle.

Poco más de dos meses después de ser destituido en el Real madrid, Benítez se estrenaba en el banquillo de las ‘Urracas’ en una de las plazas más complicadas, el King Power Stadium del Leicester, el líder de la clasificación, que sabía que una nueva victoria lo acercaría al ansiado título de liga.

Pese a haber dirigido sólo tres sesiones de entrenamiento, se notó la mano de Rafa en el equipo, con un Newcastle más ordenado y más serio en defensa, aunque sin pólvora en ataque.

Benítez introdujo dos novedades en su once, el delantero Aleksandar Mitrovic y el centrocampista Vurnon Anita, y desplazó al lateral izquierdo a Jack Colback.

Por su parte, el italiano Claudio Ranieri no hizo cambios en su once habitual, con Riyad Mahrez en el costado derecho y una dupla de atacantes formada por el japonés Shinji Okazaki y el prolífico Jamie Vardy.

Fue, precisamente, el delantero nipón quien anotó el único tanto del encuentro al filo de la media hora.

Hasta ese momento había dominado el Newcastle, que dispuso de varias ocasiones de peligro en las botas de Ayoze Pérez, Colback y Mitrovic.

Sin embargo, fue el Leicester el que golpeó primero. Están en estadio de gracia los ‘Foxes’ de Ranieri, a los que les sale todo, y en el minuto 25 se pusieron por delante gracias a un gol de bella factura de Okazaki.

Mahrez botó desde la derecha una falta cometida por Colback y tras una serie de rechaces en el área el balón le cayó a internacional japonés, que batió a Rob Elliott con el único recurso que le quedaba, una magnífica chilena, para alegría de los aficionados locales.

Empezó a sentirse más cómodo el líder, que apenas tres minutos después pudo subir el 2-0 al electrónico tras un contragolpe liderado por Marc Albrighton, pero su disparo cruzado al palo largo de Kasper Schmeichel se marchó fuera por escasos centímetros.

Mejoraron en la segunda parte los visitantes, pero en ningún momento llegaron a incomodar excesivamente al guardameta de un Leicester que esperaba atrás buscando en las contras la velocidad de Vardy y de Mahrez.

El magnífico N’Golo Kanté y el efectivo Danny Drinkwater volvieron a realizar un encuentro majestuoso, recuperando balones y frenando a Georginio Wijnaldum, prácticamente invisible durante los 90 minutos.

Movieron los banquillos ambos entrenadores en la segunda mitad, dando Rafa entrada a Andros Townsend y a Siem de Jong por Anita y Ayoze, respectivamente, y Ranieri introduciendo a Jeffrey Schlupp y a Leo Ulloa por Okazaki y Albrighton.

Pese a la tardía introducción del rapidísimo Seydou Doumbia a falta de cinco minutos, el Newcastle no consiguió anotar el tanto del empate y los tres puntos se quedaron en casa, dejando al Leicester más líder de la Premier League.

Así, a falta de ocho jornadas para que finalice la liga, los ‘Foxes’ llegan a 63 puntos y amplían a cinco su diferencia en lo más alto de la tabla con su más inmediato perseguidor, el Tottenham Hotspur.

El Arsenal y el Manchester City, que han disputado un partido menos, se mantienen en la tercera y cuarta plazas, con 52 y 51 puntos, respectivamente.

Por su parte, el Newcastle de Benítez, que no ha podido estrenarse con victoria al mando de las ‘Urracas’, sigue en penúltima posición, con 24 puntos, a uno de la salvación. EFE