El Atlético de Madrid anunció este martes la ampliación de contrato del portero esloveno Jan Oblak por un año, hasta el 30 de junio de 2021, después del acuerdo alcanzado por ambas partes y de que el guardameta haya firmado hoy su nuevo contrato con el club rojiblanco en el estadio Vicente Calderón.

El cancerbero, de 23 años, cuyo anterior contrato concluía en junio de 2020 y que llegó en el verano de 2014 a la entidad madrileña procedente del Benfica, ha disputado 50 partidos en su primera temporada y media en el club: 21 la pasada campaña y 29 en la actual, en la que es el titular tanto en Liga como en ‘Champions’.

Es indiscutible en el presente en la portería del conjunto rojiblanco, en la que en ese medio centenar de encuentros ha encajado 32 goles (18 en 2014-15 y 14 en este ejercicio 2015-16), pero no lo fue hasta casi hace un año (marzo de 2015) cuando la titularidad era de Miguel Ángel Moyá y la suplencia de Oblak.

Antes, primero, una microrrotura fibrilar en el psoas iliaco, que le apartó de la primera parte de la pretemporada, nada más llegar del Benfica por 16 millones de euros -el traspaso más alto económicamente de un portero en la Liga española-; y, después, el buen rendimiento de su compañero le relegaron a un papel secundario.

En sus primeros siete meses en el club, Oblak disputó siete partidos: uno -el de su debut- con tres goles en contra en la Liga de Campeones frente al Olympiacos (3-2), y seis en la Copa del Rey, dos contra el L’Hospitalet, dos contra el Real Madrid y dos contra el Barcelona, antes de asumir la titularidad en su equipo.

El punto de inflexión fue el 17 de marzo de 2015, en el duelo de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Bayer Leverkusen, en el Vicente Calderón, cuando una lesión muscular de Moyá provocó su entrada en el campo en ese partido, en el que fue uno de los protagonistas del triunfo en la tanda de los penaltis.

Ya no se movió del once del técnico argentino Diego Simeone en el resto de esa temporada, cerrada con 21 encuentros disputados, veinte como titular, 18 goles en contra y algunas paradas memorables, ni en el actual curso, en el que desde el principio ha sido el elegido para la Liga y la Liga de Campeones, con rotaciones para él en la Copa.

Con Oblak bajo palos y con actuaciones determinantes, el Atlético trazó su mejor inicio de Liga en cuanto a goles en contra en los últimos 20 años, desde el ‘doblete’ de 1995-96, y reafirmó la solidez defensiva del equipo rojiblanco, en el que ha dejado su portería a cero en 18 de sus 29 encuentros oficiales de la campaña.

En esos choques, ha recibido en total catorce goles, once de ellos en 23 jornadas del campeonato, lo que sitúan al equipo rojiblanco, segundo en la clasificación de la Liga, como el conjunto con menos goles en contra de la temporada, con una diferencia de seis respecto al siguiente en esa estadística: el Barcelona, con 17.

Los otros tres goles encajados por Oblak en este ejercicio han sido en seis partidos de la Liga de Campeones. Su equipo está clasificado para los octavos de final, en los que se enfrentará el próximo 24 de febrero al PSV Eindhoven, con Oblak indiscutible en la portería del Atlético, en la que suma 4 608 minutos en año y medio.

 

EFE