El japonés Kei Nishikori se empleó a fondo para vencer al australiano Nick Kyrgios y avanzó a las semifinales del Masters 1000 de Madrid, tras un desgastante duelo de más de dos horas y media.El primer set fue para el juvenil de 21 años, que deslumbró con nueve aces, además de que salvó las dos oportunidades de quiebre que tuvo el número seis de la siembra del torneo para ganarlo en muerte súbita, con marcador de 6-7 (6/8).

Para el segundo parcial, el finalista de la edición pasada del Trofeo Conde de Godó estuvo a dos puntos de ser eliminado, pero peleó, empató, llevó de la manga al alargue y ganarlo en el “tie break” 7-6 (7/1).

En el tercer y definitivo set, el japonés finiquitó su primer quiebre de saque tras ocho oportunidades presentadas a lo largo del cotejo para adelantarse en el marcador 3-1, que a la postre le sirvió para ganar el partido después de dos horas y 38 minutos.

Esta victoria instaló a Kei Nishikori en las semifinales del torneo y ahora enfrentará al ganador de la llave entre el canadiense Milos Raonic y el serbio número uno del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), Novak Djokovic en dicha instancia.

Luego del triunfo, el oriental reconoció el gran servicio de Nick Kyrgios, quien sumó 18 aces en toda la partida y lamentó haber desperdiciado tantos “break points”.

“Creo que fue un gran partido. Él (Nick Kyrgios) sacó bastante bien. Tuve muchas oportunidades en el primer y segundo set para romper su saque, pero no pude convertirlos. Si hubiera jugado mejor en los puntos importantes, quizás el partido hubiera terminado en dos sets”, expuso.

En una publicación del sitio de la ATP, añadió que “intenté jugar más agresivo en el segundo set. Creo que respondí mejor en el tercero y vi mejor su servicio. Realmente fue un match difícil por lo que estoy muy contento de haber ganado”.

NTX