En lo que será el primer capítulo en busca del ascenso al máximo circuito del futbol mexicano, Rayos de Necaxa recibe este sábado a Bravos de Juárez, en el partido de “ida” por la final de la liga de plata.

Luego de haberse coronado campeón del Torneo Clausura de la Liga de Ascenso, el conjunto necaxista está otra vez en la antesala de regresar a la Primera División, luego de que hace un año perdió la oportunidad ante Dorados de Sinaloa.

En esa ocasión, el encuentro definitivo se disputó en esta ciudad, pero la escuadra rojiblanca no supo sacarle provecho a esa condición y terminó por sucumbir ante un rival con más ambición. Ahora espera que las cosas sean diferentes.

Para ello, Rayos deberá hacer un mejor partido tanto en la “ida” como en la “vuelta”, ante un rival que en apariencia llega en mal momento dado el torneo que realizó durante el Clausura 2016, pero el ascenso está en juego y eso motiva a cualquiera.

Mientras el conjunto necaxista terminó en la segunda posición con 28 unidades e incluso se coronó campeón, Bravos no fue el mismo que consiguió el título en el Apertura 2015 y llegó a estar en el sótano de la clasificación general.

Ahora las cosas son diferentes, ya que el boleto por el lugar que dejó vacante Dorados de Sinaloa en el máximo circuito estará en disputa y ninguno de los dos querrá perderlo, de ahí que la serie no tenga un claro favorito.

Necaxa llega enrachado a este compromiso definitivo de la liga de plata, Bravos buscó trabajar primero en lo anímico para recuperarse de ese mal torneo, para luego enfocarse en lo futbolístico y tratar de hacer una buena final.

Dada la importancia de esta serie, para el juego de “ida” la Comisión de Árbitros de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) designó a Uriel Olvera Ríos como juez central, auxiliado en las bandas por Luis David Sandoval como número uno, y a Karen Janett Díaz como la dos.

NTX