El español Rafael Nadal abandonó el partido ante el bosnio Damir Dzumhur en el Abierto de Miami, debido a que temía por su integridad física, tras los mareos que sintió.“Intenté aguantar, pero tenía miedo de estar demasiado mareado y perder el conocimiento en la pista”, señaló el número cinco del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), quien iba perdiendo ante Dzumhur por 2-6, 6-4 y 3-0.

Detalló que pasó un muy mal rato en la pista y fue en el final del primer set cuando empezó a sentirse mal, “después fue cada vez peor y peor y peor, por lo que aguanté todo lo que pude”.

El originario de Manacor, España, fue atendido por el médico al concluir el primer set, cuando la sensación térmica era 32 grados centígrados y la humedad del 65 por ciento.

Por lo que abandonó solo precaución y debido a las malas sensaciones y la creencia de que no podía terminar el partido en condiciones mínimamente decentes.

El español reconoció que llegó al segundo set porque tenía esperanzas de poder mejorar. “Eran sensaciones demasiado raras y complicadas como para poder seguir”.

Recordó que ya vivió partidos en condiciones climatológicas “extremas” en otros torneos como el Abierto de Australia, que le provocaron sensaciones similares, pero nunca tan intenso como lo vivido en Miami.

“Estaba jugando bien al inicio del partido, pero si te pasa algo así es imposible. Es un duro accidente, pero así es la vida”, apuntó y sí en unos días se encuentra bien, es como si nada hubiera pasado.

NTX