Con miras a conquistar la Copa de los Mosqueteros por décima ocasión, el tenista español Rafael Nadal reconoció que está listo para medirse a grandes rivales en Roland Garros, con el aliciente de sentirse como en su propia casa.El polvo de ladrillo parisino ha visto al mallorquín consagrarse en todas las ediciones en las cuales ha participado, a excepción del 2009 y 2015, por lo cual se consolidó como el ganador histórico y uno de los consentidos en este Grand Slam.

Si de por sí el zurdo se siente como “pez en el agua” cuando juega en tierra batida, disfruta aún más si se presenta en el Abierto de Francia, donde dentro de unos días comenzará una nueva aventura, ahora siendo el cuarto cabeza de serie”.

Aseguró que “es un sentimiento especial el regresar a un escenario que si bien es bello e importante, en particular para mí es el lugar más importante de mi carrera. Sé que puedo jugar muy bien aquí. Amo el torneo, la organización, me entiendo muy bien con todas las personas que trabajan aquí. Me siento como en casa”.

En entrevista para el portal oficial del Major, el campeón olímpico en Beijing 2008 indicó que los resultados obtenidos en la gira de arcilla lo tienen contento, lo cual se suma al cariño que siente por el certamen y por ello “sé que puedo ganar o perder, pero me siento capaz de competir con todo el mundo”.

“Me siento feliz por el modo en el que jugué después de Indian Wells. El año pasado, perdí con jugadores contra los que yo no perdía, no es el caso este año. Caí ante (Novak) Djokovic y (Andy) Murray en partidos cerrados. No estoy satisfecho con mi último partido en Madrid; pero en Roma, estuve a un gran nivel”, subrayó.

NTX