Nueva York, 29 ago (EFE).- El español Rafael Nadal, cuarto cabeza de serie, confirmó su buen momento de forma y ganó con facilidad por 6-1, 6-4 y 6-2 al uzbeko Denis Istomin en el debut de la jornada inaugural del Abierto de Estados Unidos.

Su compatriota Garbiñe Muguruza, tercera favorita dentro de la competición femenina, tuvo que sufrir e ir a tres sets antes de vencer por 2-6, 6-0 y 6-3 a la debutante, la belga Elise Mertens, de 21 años, que la dominó en la primera manga.

Nadal no vivió esa experiencia porque salió concentrado y seguro a la pista central Arthur Ashe, donde colocó bien los golpes desde el fondo, restó y mantuvo la consistencia con su saque, una combinación que le hizo ganar en dos horas y seis minutos.

Su rival en la segunda ronda será el italiano Andreas Seppi que ganó en cuatro sets al francés Stephane Robert.

Junto al triunfo de Nadal también se dieron el de los cabezas de serie que hicieron su debut en la competición como fueron el croata Mario Cilic (7), ganador del torneo en el 2014, que derrotó por 6-4, 7-5 y 6-1 al brasileño Rogerio Dutra.

El francés Gael Monfils, décimo cabeza de serie, se impuso al luxemburgués Gilles Muller en tres sets por 6-4, 6-2 y 7-6 (7).

La sorpresa la dio el británico Kyle Edmund, número 84, que derrotó por 6-2, 6-2 y 6-3 al francés Richard Gasquet, decimotercer cabeza de serie, que el año pasado paró en los cuartos de final.

La sesión matinal de la primera jornada del Abierto también fue positiva para el resto de los tenistas españoles que participaron con los triunfos de Albert Ramos-Vinolas (31) y Nicolás Almagro.

Ramos Vinolas se impuso por 3-6, 6-3, 6-3, 2-6 y 6-1 al francés Julien Benneteau, y logró por segunda vez el pase a la segunda ronda en sus seis participaciones en el último torneo de Grand Slam.

El próximo rival del zurdo Ramos-Vinolas será el Andrey Kuznetsov que venció al brasileño Thomaz Bellucci por 6-4, 3-6, 6-1 y 7-6 (8).

Mientras que Almagro, en su décima participación en el Abierto, la primera después de dos años de ausencia, superó 6-1, 6-4 y 7-6 (9) al húngaro Marton Fucsovics, que entró a través de fase de clasificación e hizo su debut en el último torneo de Grand Slam.

Almagro se medirá en la próxima ronda con el ganador del partido entre el israelí Dudi Sela y el paraguayo Pablo Cuevas.

También logró la victoria el argentino Guido Pella que derrotó en tres sets 6-3, 6-4 y 6-4 al estadounidense Bjom Fratangelo y tendrá de rival en la segunda roda al veterano ruso Mikhail Youzhny.

Entre las mujeres se dieron los triunfos de las favoritas. La alemana Angelique Kerber, segunda preclasificada, se impuso por 6-0, 1-0 y retirada de la eslovena Polona Hercog.

Muguruza, última campeona de Roland Garros, vivió la experiencia contraria con Mertens tras la sorpresa del primer set. Luego confirmó su clase y confirmó su presencia en segunda ronda, pero no sin antes vivir el suspense.

Tras dominar la segunda manga, en la tercera Muguruza volvió a sentir la presión y reapareció la inconsistencia en su juego hasta que en octavo pudo romperle el saque a Mertens y asegurar la victoria con el suyo tras una hora y 56 minutos de acción.

Muguruza aprovechó su primer punto de partido al realizar un gran saque, lo que le había faltado durante todo el partido.

Su rival será la latvia Anastasija Sevastova, número 48, que se impuso por 6-3 y 6-3 a la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova.

La italiana Roberta Vinci, que dio la sorpresa el año pasado al eliminar a Serena Williams, se impuso en el primer encuentro.

Vinci, séptima cabeza de serie, no tuvo consistencia pero al final ganó fácil por 6-2 y 6-4 a la alemana Anna Lena Friedsam.

El año pasado Vinci derrotó a Williams en las semifinales y le impidió cerrar el ciclo completo en los cuatro torneos de Grand Slam, algo que nadie ha conseguido en los últimos 27 años.

Vinci hizo historia al impedirlo y luego jugar también la primera final italiana de un Grand Slam ante su compatriota Flavia Pennetta, que fue la campeona para luego retirarse de la competición activa.

El torneo que reparte premios por más de 36 millones de dólares y se juega sobre pista dura dentro del remodelado estadio Arthur Ashe, que cuenta ahora con un techo retráctil.

Dado que no se pronostica lluvia para los próximos días, podría retrasarse el estreno del techo.

La nueva estructura, que costó 150 millones de dólares y tardó tres años en construirse, puede cerrarse en unos siete minutos. Los organizadores han informado que se empleará sólo “en caso de tiempo inclemente o ante una gran probabilidad de que éste se presente”.

Aunque sea para mostrar la novedad, la Asociación Estadounidense de Tenis planea cerrarlo tras la sesión diurna y reabrirlo. EFE

al/rm/hbr