El español Rafael Nadal protagonizó una genial remontada ante el gigante croata Ivo Karlovic (2,11 metros) para vencerle por 7-5, 6-7 (4) y 7-6 (4) en dos horas y 43 minutos, y alcanzar los octavos de final del Master 1000 de Shanghái.

Tres días después de su contundente derrota ante el serbio Novak Djokovic en la final de Pekín (6-2 y 6-2), y sin rastro de problemas en su pie derecho, Nadal saltó a la pista principal del Qi Zhong donde el año pasado cedió en su debut contra Feliciano López cuando trataba de retrasar su operación de apendicitis (6-3 y 7-6 (6).

Y la sombra de la derrota planeó de nuevo en el zurdo español cuando cedió de entrada su saque ante Karlovic, y el croata, que la semana pasada contra el uruguayo Pablo Cuevas rompió el récord de “aces” que poseía su compatriota Goran Ivanisevic (10.247) para lograr luego 18 más ante el francés Jeremy Chardy ya en Shanghái, se apresuró a afinar su arma letal y sumar 12 en el primer parcial contra Rafa.

Ivo se colocó con ventaja de 4-2, e incluso llegó a sacar para ganar esta manga, con 5-4, y estuvo a tres puntos de hacerse con ella. Pero ahí surgió el resto de Nadal, que en esta gira asiática se coloca más cerca de la línea de fondo para responder el servicio, y todo lo que al principio del encuentro era pesadilla, se transformó en sencillo y práctico después.

Hasta tal punto que Rafa ganó 20 de los 24 puntos disputados en una racha que desmoronó la confianza de Karlovic, y remontó para ganar tres juegos consecutivos y hacerse con el primer acto.

En los cuatro encuentros anteriores contra Karlovic, saldados todos con victoria de Nadal, el español siempre se dejó un set en cada envite. Esta vez, Rafa salvó momentáneamente esa rutina cuando salvó tres puntos de rotura cruciales con 4-4, uno de ellos con un fenomenal paralelo de revés. Aunque después a Karlovic le volvió a funcionar su cañón, y se hizo con el desempate para seguir la línea de sus duelos.

Un segundo desempate marcó el desenlace del más competido de todos los que han disputado. Karlovic arremetió con su saque (anotó en total 24 “aces”) pero cometió una doble falta crucial (5-4) en este juego corto, y luego Nadal no perdonó con una derecha en paralelo que acabó con el gigante croata.

El nueve veces campeón de Roland Garros se enfrentará en octavos con otro “cañonero”, el canadiense Milos Raonic, que salvó una bola de partido y ganó al español Roberto Bautista, por 6-4, 6-7 (3) y 7-6 (5).

 

EFE.