El español Rafael Nadal, ocho veces campeón del Trofeo Conde de Godó, se ha estrenado hoy en el torneo con una fácil victoria (6-3 y 6-2) ante su compatriota Marcel Granollers, en una hora y 31 minutos de juego.

Nadal empezó el partido perdiendo su saque, pero luego encadenó cuatro juegos seguidos, con un tenis agresivo y con susto incluido, pues sufrió una pequeña torcedura de tobillo cuando intentó devolver un golpe de Granollers desde el fondo de la pista.

El balear, que declinó la asistencia del fisioterapeuta después de pedirlo, exhibió el tenis que le hizo volver a ganar la semana pasada en Montecarlo.

A Nadal la derecha le vuelve a correr como en los viejos tiempos, lo que le permite jugar mucho más metido en la pista y llevar la iniciativa en casi todos los puntos.

Granollers, que ha perdido los cuatro partidos que ha disputado con el mallorquín, pudo comprobarlo esta tarde en persona. Cedió la primera manga por 6-3 y, en la segunda, volvió a ir a remolque desde el principio, al perder el servicio en el primer juego.

Luego, el barcelonés ya nada pudo hacer ante la consistencia del nueve veces campeón de Roland Garros, que le hizo otro ‘break’ en el séptimo juego para cerrar el partido con un claro 6-2 en el segundo set.

Nadal se medirá mañana en octavos de final a otro español, Albert Montañés, quien hoy eliminó con sorprendente facilidad al decimocuarto cabeza del torneo, el portugués Joao Sousa, por 6-1 y 6-3.

 

EFE