El portugués José Mourinho, entrenador del Chelsea, adelantó que saludará mañana al meta del Oporto Íker Casillas, con el que mantuvo una tensa relación en el Real Madrid.

“Ya te adelanto la respuesta. Si mañana le veo (a Íker), antes o después, obviamente que lo voy a saludar. Y nos quedamos por aquí”, manifestó en español Mourinho, que no dejó acabar la pregunta al periodista español que le había empezado a cuestionar sobre el reencuentro con Casillas.

Casillas y Mourinho, que se miden mañana en Liga de Campeones, fueron protagonistas de una mediática y tortuosa relación cuando coincidieron en el Real Madrid entre 2010 y 2013 que acabó con el meta español en el banquillo del equipo blanco y con parte de la afición merengue en su contra.

“Nosotros no somos favoritos a ganar la ‘Champions’. Yo no me considero favorito. ¿Quiénes son los favoritos? No soy yo quién tengo que decirlo. Solo nos consideramos favoritos para la fase de grupos (…) Después de que la pasemos, si sucede, reformularemos los objetivos”, aclaró.

Mourinho dejó un recado a los críticos con el Chelsea, que marcha en la zona baja de la clasificación de la Liga inglesa, en la que ha cosechado ya tres derrotas esta temporada.

“Algunos piensan que somos débiles, pero ellos (jugadores del Oporto) son más inteligentes que ustedes (prensa). Se van a encontrar a un equipo potente (Chelsea)”, destacó.

“El Oporto se siente grande ante los grandes. No le tiene miedo y quiere ganarles”, agregó sobre el equipo dirigido el entrenador español Julen Lopetegui.

Mourinho también fue ampliamente cuestionado sobre su pasado como entrenador del Oporto, al que llevó a ganar una Copa de la UEFA (2003) y una Liga de Campeones (2004).

“Es especial, no por la polémica sino por la historia. He estado (en el Oporto) dos años y medio y lo hemos ganado todo. Es el club que me ha abierto las puertas a los clubes mayores del fútbol”, aseveró.

El técnico comentó que fue a visitar el Museo del Oporto, estrenado hace dos años, y reconoció que se sintió emocionado, pues en el recinto hay una estatua suya.

“Voy a tener que endurecer mi corazón para el partido de mañana”, señaló.

 

EFE