El Manchester United arrancó este domingo el ambicioso proyecto liderado por el portugués José Mourinho con una cómoda victoria en casa del modesto Bournemouth (1-3) en su debut en la Premier League.

Juan Mata, Wayne Rooney y Zlatan Ibrahimovic fueron los autores de los goles de los visitantes, que, con este resultado y a falta de los partidos entre Arsenal y Liverpool y Chelsea y West Ham, se colocan en lo más alto de la clasificación.

Apostó Mourinho por un 1-4-2-3-1, con Eric Bailly, una de las cuatro incorporaciones, en el eje de la zaga junto al holandés Daley Blind. Sorprendió el técnico luso al formar de inicio con Mata, que jugó escorado al costado derecho, en lugar de otro de los sonados fichajes, el armenio Henrikh Mkhitaryan.

Zlatan, al igual que ocurrió en la Community Shield la pasada semana, volvió a ser la referencia arriba, flanqueado en la mediapunta por Rooney, Anthony Martial y el propio Mata.

El comienzo fue lento, con el United incapaz de perforar la férrea defensa planteada por el prometedor Eddie Howe. El primer disparo de la contienda se demoró casi media hora, después de que Rooney soltara desde el corazón del área un disparo raso y centrado que atrapó sin problemas el polaco Arthur Boruc.

Los visitantes rompieron la igualdad a falta de cinco minutos para el intervalo, cuando Mata aprovechó el primer y único error defensivo de la zaga ‘Cherry’ para hacerse con un mal pase de Francis y batir en dos tiempos al portero.

Tras la reanudación, salió el Bournemouth en busca del tanto del empate, pero fueron los pupilos de Mourinho los que estuvieron cerca de cantar gol de nuevo con un mano a mano de Rooney que desbarató muy bien Boruc.

En el 58, sin embargo, el United dejó prácticamente sentenciado el choque: el ecuatoriano Valencia se internó por la derecha, centró y el remate de Martial en semifallo le quedó franco a Rooney, que cabeceó al palo largo para subir el 0-2 al marcador del Vitality Stadium.

Instantes después fue Ibrahimovic, el nuevo ‘9’ de los ‘Diablos Rojos’, el que estuvo a punto de estrenar su cuenta anotadora en liga, pero la falta botada desde la frontal logró despejarla con una mano salvadora Boruc.

Sin embargo, apenas un minuto más tarde no falló el gigante sueco, que desde unos 25 metros perforó la meta rival con un disparo seco y raso imposible para el arquero polaco, que, pese a la estirada, no llegó.

Movió fichas Howe para intentar revitalizar a su equipo y dio entrada a Lews Grabban y a Benik Afobe en lugar de Callum Wilson y Jordon Ibe, respectivamente.

Grabban, uno de los futbolistas que acababa de ingresar al terreno de juego, fue clave al asistir, en el minuto 69, a Adam Smith para que éste descontara para los ‘Cherries’ con un tanto de bella factura que se coló por la escuadra izquierda de la portería defendida por David de Gea.

Pese a los intentos locales, el resultado no se volvió a mover y el United arrancó el ambicioso proyecto liderado por Mourinho, Ibrahimovic, Pogba -hoy sancionado- y compañía con una victoria que lo coloca en lo más alto de la tabla.

 

EFE