Río de Janeiro, 13 Ago (Notimex).- La puertorriqueña Mónica Puig consiguió la primera medalla de oro en la historia de Puerto Rico, al ganar la final individual femenil de tenis en los Juegos Olímpicos Río 2016, tras sorprender a la alemana Angelique Kerber.

La número 34 de la WTA fue la revelación en el tenis femenil, tras abrirse paso en la justa y llegar a disputar una final que los más optimistas no previeron, donde venció a la actual campeona del Abierto de Australia, en un épico juego de dos horas de duración.

El “PicaPower”, grito de batalla que ya se ha vuelto popular en la jugadora puertorriqueña en el circuito profesional, triunfó junto con el “Sí se puede” de la afición que la seguía en el Centro Olímpico de Tenis para verla imponerse en un soberbio juego donde superó todo tipo de obstáculos.

Mónica no llegaba como favorita y con un título en la WTA dio la cara por el tenis latinoamericano, tras de ser la mejor ranqueada en el circuito profesional, dio un juego que cayó en lo dramático como un último partido que no encontraba definición y luego de tres oportunidades de set points concretó hasta la cuarta oportunidad cuando estaba al saque.

Kerber, número dos de la siembra y dos del mundo, se posicionó como máxima favorita al oro tras la temprana eliminación de Serena Williams en el torneo; hoy batalló con el revés de Puig, pero en los dos primeros set tuvo armas para responder, sin embargo en la última manga apenas le quedaron piernas para responder a las pelotas que le llegaban.

Así Mónica, quien el año pasado ganó el bronce en los Panamericanos de Toronto 2015, no se distrajo en su búsqueda de la máxima presea dorada la cual consiguió para Puerto Rico por primera vez en la historia de sus participaciones olímpicas.

Para dicha tarea pasó sobre la campeona del Abierto de Francia, la española Garbiñe Muguruza, y sobre la ex campeona en Wimbledon y hoy medallista de bronce en Río, la checa Petra Kvitova, entre otras.

NTX/GEG/MGC/RIO16