Texanos de Houston (3-5) meterá la cabeza en las fauces del tigre este lunes cuando visite el Paul Brown Stadium para enfrentar al invicto Bengalíes de Cincinnati (8-0), en el juego de lunes por la noche de la décima semana de acción en la NFL.

Houston tratará de aprovechar la inercia conseguida el domingo pasado cuando se impuso a Titanes de Tennessee (2-6) para lograr la “misión imposible” de arrebatarle el invicto y como visitante a uno de los equipos más consistentes de esta temporada: Cincinnati.

El equipo del entrenador en jefe Bill O´Brien no acaba de encontrar su ritmo en esta temporada 2015 y sus tres victorias han sido sobre equipos con marca perdedora: Bucaneros de Tampa Bay (3-5), Jaguares de Jacksonville (2-6) y la semana pasada ante Tennessee.

Con estos antecedentes parece difícil que Texanos pueda ir a meterse al Paul Brown para sacarle una victoria a unos Bengalíes que están que no creen en nadie y que se encuentran en el mejor inicio de campaña de toda su historia, tras superar el 6-0 que lograron en 1988.

La mayor esperanza de victoria para Houston parece recaer en el ritmo que empieza a tomar el mariscal de campo Brian Hoyer, quien sumará su tercer encuentro al hilo en los controles tras la salida de Ryan Mallett, y una defensiva que se mostró intratable ante Titanes.

En el juego de la semana pasada, Hoyer se destapó con 23 completos en 35 intentos, con 235 yardas de ganancia y dos pases de anotación, en tanto la defensiva aprovechó las facilidades brindadas por la línea ofensiva rival para capturar en siete ocasiones al pasador rival, Zach Mettenberger, sustituto del novato Marcus Mariota.

No obstante, tanto Hoyer como la línea defensiva de Houston deben estar conscientes de que enfrente tendrán a la defensiva número 12 de la Liga, que admite apenas 349.1 yardas y 17.8 puntos por partido, y al pasador con el segundo mejor rating de esta temporada, Andy Dalton, quien acumula 111 puntos en el índice de efectividad.

Aunque en el departamento de yardas admitidas, las defensivas de “felinos” y texanos están bastante parejas, luego que estos últimos admiten 350.9 por partido, es en el renglón de puntos admitidos donde se marca la diferencia, debido a que los de Houston aceptan a razón de 25.6 por cotejo.

Asimismo, aunque en el ataque aéreo lucen nivelado e incluso el de Texanos parece ser mejor al promediar 281.5 yardas por encuentro, contra 270.8 de los locales, Dalton es una máquina de hacer touchdowns, con 18 en lo que va de la campaña, en tanto entre Hoyer y Mallett acumulan 16.

Y si de diferencias hablamos, cabe notar que el ataque terrestre de Cincinnati es el número 11 de la Liga, con media de 120.4 yd por partido, en tanto el de Houston es casi inexistente, pues apenas es el número 29 esta campaña con 87.9 yardas por encuentro.

De esta forma, parece que el equipo del entrenador en jefe Marvin Lewis tiene la mesa puesta para seguir extendiendo el buen inicio de año de la franquicia, este lunes cuando reciba a Houston en el Paul Brown Stadium, en punto de las 20:30 horas tiempo del este de Estados Unidos, 19:30 del centro de México.

NTX