Nada detiene al bateo explosivo del segunda base Daniel Murphy que se erigió de nuevo en el líder del ataque de los Mets de Nueva York que se impusieron por 4-1 a los Cachorros de Chicago en el segundo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional que disputan al mejor de siete y dominan por 2-0.

Con el formato del mejor en siete partidos, 22 de los últimos 25 equipos que se pusieron al frente 2-0 acabaron imponiéndose en la serie y lograron el pase al “Clásico de Otoño”.

Si Murphy pudo con los estelares Clayton Kershaw y Zack Greinke, de los Dodgers de Los Ángeles, y ayer con Jon Lester, el estelar de los Cachorros, esta noche le tocó el turno al abridor de origen puertorriqueño Jake Arrieta, que tampoco pudo evitar que le mandase la pelota fuera del parque.

Murphy pegó jonrón por cuarto juego seguido en la postemporada, esta vez ante el líder de victorias de las mayores, y los Mets confirman el gran momento en el que se encuentran.

El cuadrangular de dos carreras de Murphy coronó un madrugador ataque de tres anotaciones de los Mets frente a un pitcher que había sido intocable en el primer episodio durante los últimos cinco meses y que ahora tuvo su apertura más breve del año.

Por segunda noche consecutiva, el abridor de los Mets ponchó a nueve bateadores de los Cachorros y el responsable fue el novato Noah Syndergaard, que se mantuvo seis entradas y dos tercios en el montículo para ceder sólo tres imparables, una carrera y dar una base por bolas.

Arrieta (0-1), el lanzador más dominante en la segunda mitad de la campaña, encadenó su segunda apertura consecutiva de la fase final en la que ha recibió un gran castigo por parte de los bateadores rivales.

De nuevo también la baja temperatura estuvo presente durante todo el partido, en una noche gélida de 5 grados centígrados (41 Fahrenheit) y Arrieta se encontró abajo 3-0 tras apenas 13 lanzamientos.

El jardinero derecho Curtis Granderson abrió la parte baja del primero con un sencillo y luego anotó con el doble de David Wright por encima del jardinero central Dexter Fowler.

Le siguió Murphy que le hizo contacto a una curva de Arrieta en cuenta de 1-2 y mandó la pelota pegada al poste de foul de jardín izquierdo.

Murphy se convirtió en el octavo bateador en la historia en conseguir jonrones en cuatro juegos consecutivos de la fase final, y el primero desde Evan Longoria en 2008 con los Rays de Tampa Bay.

Fue el quinto jonrón de Murphy en lo que va de la fase final, castigando a la crema y nata de los lanzadores de la Nacional. Arrieta, Kershaw y Greinke asoman como favoritos para conformar los tres más votados por el premio Cy Young de la Nacional.

Arrieta necesitó realizar 94 lanzamientos para cubrir apenas cinco episodios, en los que lo castigaron con cuatro imparables y cuatro carreras limpias, dio dos bases por bolas y abanicó a ocho bateadores rivales.

La última vez que el as de los Cachorros había permitido carreras en el primer episodio fue el 29 de mayo contra los Reales de Kansas City, un total de 25 aperturas, incluyendo la actual fase final.

El abridor estelar derecho también por segunda vez cedió al menos tres anotaciones en la primera entrada, después que lo hizo en la salida del 30 de julio de 2010 ante los Reales.

Syndergaard (1-0), cuyo debut en las mayores fue el 12 de mayo en el estadio de los Cachorros, se pasó la noche tirando rectas que oscilaban entre 97 y 99 millas (más de 150 kilómetros por hora) ante el entusiasmo de los fanáticos de los Mets que llevaban puestas pelucas postizas para imitar el pelo largo rubio que mantiene.

Una de sus víctimas fue el también novato, el toletero Kyle Schwarber, el jugador de los Cachorros con cuatro jonrones en la fase final.

Schwarber se ponchó las tres veces que enfrentó a Syndergaard, la última con caída de rodillas incluida tras un swing perdido que le hizo a un lanzamiento del novato estelar de los Mets.

Los Cachorros fabricaron su carrera en el sexto mediante un sencillo de Fowler y un doble del también novato Kris Bryant, que puso fin a la noche de Syndergaard.

Granderson encabezó la defensa de los Mets al robarle un jonrón a Chris Coghlan y gestó la cuarta carrera de Nueva York cuando abrió la baja del tercero con una base por bolas.

El jardinero derecho de los Metsa siguió como protagonista al robarse la segunda base y luego la tercera, anotando mediante un sencillo al cuadro interior del cubano Yoenis Céspedes, quien celebraba sus 30 años.

El cerrador dominicano Jeurys Familia se encargó del noveno episodio para anotarse su cuarto salvado de la fase final, y el segundo de esta serie.

Después de un día de descanso el lunes, Kyle Hendricks abrirá por los Cachorros en el tercer partido contra el segundo año Jacob deGrom la noche del martes, cuando la serie se trasladará al Wrigley Field, de Chicago, donde el equipo local tratar de revertir la marcha adversa que hasta ahora tienen en la serie con los Mets.

 

EFE