La temporada 2015 de Fórmula 1 se caracterizó por dos situaciones opuestas, por un lado el absoluto dominio de Mercedes en la pista por segundo año consecutivo con el británico Lewis Hamilton a la cabeza y el desastre que fue la primera temporada de McLaren con Honda.

Situaciones bastante adversas que marcaron mucho las noticias sobre el Gran Circo, las Flechas Plateadas impusieron su ley en la mayoría de trazados, 16 de 19 fechas fueron para ellos. Por lo que el duelo estuvo en todo momento entre sus dos volantes.

Hamilton aseguró en Estados Unidos el título, después de una mala racha de siete carreras de Nico Rosberg, a quien todo le salió mal a la hora de la pelea directa por el triunfo, abandonos, errores de estrategia y carreras fuera de puntos.

Pese a ello, antes de ceder el campeonato, el británico arrasó con 10 triunfos en el año, además de 11 poles y seis vueltas rápidas.

Con sus números es ya el tercer piloto de más ganadores de todos los tiempos con 43 banderas a cuadros, por delante tiene al francés Alain Prost con 51 y al alemán Michael Schumacher con 91.

Además con esta corona llegó a tres campeonatos y cerca estuvo de igualar el récord de 13 victorias en una temporada pero Rosberg le cerró la puesta con tres victorias en las tres últimas carreras.

A pesar de ello, hubo quien pudo romper el Monólogo en tres ocasiones, el alemán Sebastian Vettel, demostró que fue bueno su cambio, al ganar en tres ocasiones y ser el único piloto que no era de Mercedes en subir a lo más alto. También compartió con los ganadores y en otras 10 ocasiones estuvo en el podio.

En total el cuatro veces ganador del mundial cosechó 278 puntos por 381 del campeón Lewis Hamilton, para quedar tercero general pues Rosberg hizo 322 unidades, con lo que incluso superó a su compañero en El Cavallino Rampante, el finlandés Kimi Raikkonen, quien tuvo 150 puntos y sólo tres podios en todo el año.

Este 2015, Ferrari hace esfuerzos para poder acercarse a Mercedes, tras ya varios años de sequía a la sombra del equipo dominante que antes de que empezara la era de la escudería alemana en 2014 vivió cuatro años tras Red Bull: sin embargo, ahora su panorama es optimismo con un buen progreso para lo que viene en la temporada.

La mezcla Vettel-Ferrari se ha consolidado y dado ese matrimonio que se necesitaba tras la salida de Fernando Alonso, que llegó este año seducido por Ron Dennis a McLaren con un proyecto que parecía encaminado al éxito con el regreso de Honda como Motorista pero todo ha sido un desastre total.

McLaren fue el peor equipo de la parrilla apenas por encima de Manor-Marussia, algo impensable para un equipo de tanta tradición y prestigio.

Sin embargo, las cosas no salieron como lo planeado y por ahora lucen con un retraso considerable para llegar a estar en nivel no de podios, sino competitivo para entrar en los puntos.

Alonso, que se perdió Australia para recuperarse del accidente que tuvo en pretemporada, contabilizó siete retiros en el año, su compañero Jenson Button 5 y una descalificación. Además los continuos fallos del motor les hicieron montar a cada uno más de 10 motores a lo largo de la campaña.

México fue el pináculo de las tragedias con 70 puestos de penalización a Button por diversos cambios al coche, además que en esa misma carrera, Fernando sólo pudo dar una vuelta ya en la competencia antes de ingresar a pits y retirarse.

Al final, el equipo tuvo más de 200 lugares de castigo y lo más doloroso para ellos es que atraviesa su sequía más larga de podios y victorias, sumado a que desde 1980 nunca habían finalizado una temporada sin cuando menos una pole, podio, victoria o vuelta rápida.

Mención aparte merece el novato Max Verstappen, un piloto que sorprendió por su sangre fría a pesar de su corta edad, pues se subió al monoplaza con 17 años, para lograr sus primeros puntos en la segunda carrera del año en Malasia, a pesar de cinco retiros y de acabar 12 en el año mostró que puede ser de los protagonistas.

De la misma manera, su compañero en Toro Rosso, Carlos Sainz, no defraudó la confianza del equipo y mostró buenos duelos aunque en resultados de puntos quedó corto en parte la mala suerte no lo acompañaron las últimas carreras, pero a lo largo de la temporada demostró buen dominio del coche y finalizó en la posición 15.

En cuanto a Williams, este año cedió terreno a Ferrari, el coche que en 2014 era el primero de la línea de los “mortales” no tuvo el mismo empuje, su mejor sitio fue un tercer puesto que consiguió en cuatro ocasiones, dos Valtteri Bottas (Canadá y México) y otras dos Felipe Massa (Austria e Italia), por lo que fueron terceros como constructores.

Red Bull tampoco la tuvo fácil, la primera parte de la temporada sufrió con el rendimiento para estar en el top-5, el equipo no estaba listo para la victorias y en la segunda parte del año la presión por solucionar el desarrollo del siguiente año los distrajo un poco.

Aún así tiene dos pilotos que saben cómo arreglárselas en la pista, Daniel Ricciardo, quien era el titular, en teoría tuvo dos podios pero se quedó detrás de su compañero, Daniil Kvyat, que fue séptimo general con un podio de segundo lugar en Hungría.

Este 2015 quedó ya la batalla que no pudo sostener Rosberg ante Hamilton, pero con un nuevo panorama a la vista como el de Red Bull con su nuevo motorista, la venta de Lotus a Renault y la entrada de Haas como nuevo equipo de la parrilla donde pilotará el mexicano Esteban Gutiérrez.

NTX/