El mediocampista, Pablo Sarabia, se convirtió en el nuevo jugador del Sevilla de la Liga de España, proveniente del Getafe, club que perdió la categoría en la primera división ibérica.”Me siento alegre de llegar a un club que en la última década ha demostrado ser grandísimo”, mencionó durante su presentación en la sala de prensa del estadio Ramón Sánchez Pizjuán.

“Llego con la ilusión de jugar la Champions, lo que ha sido un motivo importante para venir”, expresó.

Sarabia consideró que en su nuevo equipo hay jugadores que suelen ser convocados para la Selección Española, por lo que el nivel competitivo será alto, aunque para él no es un factor que le presione.

“No me fijo metas personales, quiero rendir desde el primer minuto y devolver la confianza con goles e intensidad”, aseguró.

El nacido en Valladolid dijo sobre su antigua afición del Getafe, que es “escasa pero muy meritoria porque al jugar en ese campo aunque sea de visitante es magnífico, dado el alto grado de intensidad que viven cada partido los hinchas”.

Otro factor que logró convencer al mediocampista de pertenecer al Sevilla, es la gran amistad con el defensa central Sergio Escudero. “Su opinión me dio un empujón más para venir”, confesó.

Pablo Sarabia firmó para las próximas tres temporadas, y aunque todavía no tenga contacto con el nuevo entrenador argentino Jorge Sampaoli, expresó su confianza porque al ser futbolista ofensivo, podrá acoplarse fácilmente a su estilo de juego.

NTX