Águilas de Filadelfia (4-5) confirmó que el quarterback Sam Bradford fue descartado por lesión para el duelo del domingo ante Bucaneros de Tampa Bay (4-5), por lo cual será el mexicoamericano Mark Sánchez quien estará en los controles.

Bradford, dueño de la posición en esta franquicia, presenta el hombro izquierdo separado y además se encuentra bajo el protocolo de observación por conmoción, estragos que le dejó el partido del pasado domingo en el cual “Philly” sucumbió 20-19 frente a Delfines de Miami.

Debido a dicho percance, el producto de la Universidad del Sur de California se vio obligado a ingresar en aquella cita contra los “cetáceos”, en la cual terminó con 14 envíos correctos de 23 posibles, para una ganancia de 156 yardas y una intercepción.

En el equipo confían en que la baja de Bradford no se prolongue más allá de dos semanas, así que Sánchez deberá exprimir al máximo esta oportunidad de volver al emparrillado, el cual no pisa de inicio desde que en la temporada anterior se hizo cargo de la ofensiva en los últimos ocho cotejos, con saldo de 4-4.

Además del ex pasador de Carneros de San Luis, Filadelfia no podrá contar con el back defensivo Jerome Couplin (hombro) ni con el corredor Ryan Mathews (conmoción e ingle), quienes se perdieron todas las prácticas de esta semana.

Por su parte, tras la última actualización del reporte de lesionados quedó la incertidumbre por el estado del tackle Jason Peters, cuya molestia en la espalda lo marginó de los entrenamientos del miércoles y viernes, mientras que el martes se presentó a trabajar pero sólo de forma limitada, su estatus es “cuestionable”.

Así que con dichas inasistencias y el cambio de mariscal de campo, Águilas está llamado a hacer pesar su casa, el Lincoln Financial Field, ante unos “Bucs” guiados por el novato Jameis Winston, ambos en busca de prevalecer en este cruce perteneciente a la semana 11 en la temporada 2015 de la NFL.

NTX