Cansado de los cuestionamientos sobre el mismo tema, el mariscal de campo de Broncos de Denver, Peyton Manning, negó tener decidido si el Súper Tazón 50 será su último partido como profesional.

Como uno de los elementos más asediados por la prensa en la Noche Inaugural, nuevo formato del otrora Día de Medios, el veterano quarterback aseguró que su mente está 100 por ciento puesta en el “juego grande” del domingo, en el cual enfrentará a Panteras de Carolina.

“No sé la respuesta a esa pregunta en este momento. Me quedo con el momento y la tarea en cuestión”, admitió el ex pasador de Potros de Indianápolis y quien fuera primera selección global en el Draft 1998.

Pero a los medios no se les olvidó que después de conquistar el cetro de la Conferencia Americana (AFC), Manning se acercó al entrenador en jefe de Patriotas de Nueva Inglaterra, Bill Belichick, y le adelantó que ésta podría ser su última temporada en la NFL como jugador.

Así que en un tono más relajado, el egresado de la Universidad de Tennessee relató que aquella confesión fue una “reacción espontánea”, pues enfatizó que hay ciertas cosas para decir cara a cara.

“Lo que he dicho es cierto, podría ser y soy consciente de ello. Brady jugará hasta los 70 y Belichick dirigirá hasta los 90, quizá encuentre la fuente de la juventud en los próximos meses y juegue los siguientes 10 años. Pero por si no es así, me tomé el tiempo de estrecharles la mano y me alegro de haberlo hecho”, bromeó.

Además de la edad (cumplirá 40 en marzo), su retiro está latente debido a las múltiples lesiones que lo han afectado y él mismo aceptó que no es el mismo respecto a sus otras tres participaciones en el “súper domingo”.

“Tuve un poco de tiempo libre para sanar mi pie y eso ayudó a algunas otras partes. Mi brazo se siente bien, no ha sido el mismo desde que me lesioné hace cuatro años. Si pudiera lanzar con el izquierdo sería mucho más fácil, simplemente es diferente de lo que era. Tiene unas pocas yardas en él”, sostuvo.

Por otro lado, elogió a su equipo por llegar hasta esta instancia y consideró que una de sus mayores virtudes fue afrontar los retos semana a semana, concentrados en una meta a la vez.

Y más allá de que “no estuve sano toda la campaña, no puedo hacer el mismo tipo de pases, las mismas jugadas”, Manning disfruta el momento, pues de antemano sabe que se trata de una edición especial por ser la edición 50, “una oportunidad única, me siento honrado de estar aquí”.

Así como aceptó que su nivel ya no es el mismo, no reparó en reconocer el gran momento que atraviesa su homólogo, Cam Newton, quien se perfila para adueñarse de los honores como Jugador Más Valioso (JMV) de acuerdo con el propio Peyton.

“Tuvo un año increíble. No tengo duda de que será el JMV el sábado por la noche. Lo que ha hecho en poco tiempo como quarterback en la NFL ha sido asombroso. Ha sido un gran pasador, un gran corredor y un gran líder. No vas 17-1 como mariscal titular sin ser asombroso y eso es lo que ha sido este año”, resaltó.

NOTIMEX