El técnico del FC Barcelona, Luis Enrique, defendió al arquero alemán Marc ter Stegen luego de recibir un gol desde el medio campo, lo que significó el empate 1-1 en su debut en la Champions League con la Roma.

“El portero del Barcelona defiende como yo le mando defender. En esta jugada es mi responsabilidad claramente. La culpa del gol es mía, yo quiero que mis porteros jueguen así”, aseguró en conferencia después del encuentro.

Por otro lado, el estratega catalán no se mostró sorprendido con la decisión del árbitro holandés Bjorn Kuipers de dejar continuar una jugada en donde los “blaugranas” pidieron un penal por una supuesta falta del arquero polaco Wojciech Szczesny sobre el delantero uruguayo Luis Suárez a los 24 minutos.

“¿Es noticia que no le piten un penalti al Barça?”, comentó al respecto el timonel, quien prefirió no meterse en polémica arbitral, mientras Suárez consideró que la acción del guardameta debió haber sido castigada con la pena máxima.

En cambio, uno de los motivos por los cuales Barcelona fue incapaz de salir con la victoria del estadio olímpico de Roma fue el bajón anímico sufrido ante la lesión del brasileño Rafinha, quien apenas a los tres minutos de ingresar al campo tuvo que ser retirado en camilla por una falta del belga Radja Nainggolan.

“La lesión ha afectado el juego en el espíritu de los jugadores. Ya ha sido duro en la primera parte con el gol y luego en la segunda parte con la lesión. Es una lesión muy fea. Es la noticia desagradable de la jornada”, concluyó Luis Enrique.

NTX