La directiva del Club Tiburones Rojos de Veracruz, a través de su presidente, Fidel Kuri Mustieles, fijó la postura de la institución, luego de los hechos suscitados el pasado viernes en el estadio Luis “Pirata” de la Fuente, que involucró al guardameta Edgar Hernández con un sector de la afición.

En conferencia de prensa realizada este lunes en el Auditorio del coloso del fraccionamiento Virginia, el presidente del equipo ofreció un mensaje a los medios y seguidores del equipo:

“Muy buenas tardes antes que nada agradecerles su presencia, es por la situación que tuvimos el día viernes en el partido con Edgar, de que hubo una molestia por parte de la afición y al parecer Edgar se enganchó con la afición e hizo algún tipo de señalamiento como lo indican en los medios; ¿Por qué estoy yo aquí? Porque quiero que sepan la postura del club, que nosotros en ningún momento podemos aceptar este tipo de comportamiento, ya sea Edgar o cualquier otro jugador porque son profesionales y nosotros nos debemos a nuestra afición, nosotros debemos guardar siempre la calma y el respeto hacia ellos. Ya hablé con Edgar sobre el tema y está consciente de lo que pasó, ahorita le voy a pasar el micrófono, vamos a tomar una sanción interna por lo sucedido dejando en claro que esto no tiene que volver a suceder y no va a volver a suceder, así que por mi parte esa es la postura del club y nosotros estamos más que comprometidos con nuestra gente y con nuestra afición que nos apoya cada 15 días y algunos nos acompañan hasta en los partidos como visitante y siempre tenemos que respetarlos y debernos a ellos”.

Por su parte, el futbolista Edgar Hernández también tomó la palabra, dirigiendo un mensaje a los aficionados:

“Creo que es de hombres dar la cara, saber y reconocer que me equivoqué, porque esta afición no se merece esto, hoy quiero ocupar estos medios para cerrar un ciclo, a fin de cuentas me tiene un poco triste por el hecho de a veces no sentirme en casa por tanto abucheo, y quiero reconocer que fallé. Más allá del error, creo que fue más dura mi falla como jugador, porque no son las formas y en verdad yo quiero mucho a esta afición, a este equipo, tanto así que hubo un momento donde tenía la oportunidad de salir, yo le dije a Fidel que no hasta que esto se salvara, nunca fue por dinero. Pero yo me equivoco el día viernes, me equivoco porque no son las formas en las que tengo que dar el ejemplo, no nada más para esta afición, sino para muchos niños que me siguen, para muchos jóvenes que en verdad quieren al Tiburón.

Justo un día antes del partido conocí a un niño que se llama Diego, justo me dice que quería ser como yo o como el ‘Matute’, y creo que el ejemplo que le di no fue el correcto. Pido una disculpa, y con un corazón genuino, quiero hacer click otra vez, quiero salir y sentirme en casa cuando defienda los colores, estoy muy avergonzado porque sinceramente no prediqué con el ejemplo, mis formas no pueden ser así cuando debajo de mi sudadera digo que Dios está conmigo, me corre sangre por las venas, igual me equivoco como todo ser humano, y es de sabios reconocer. Lo tenía que hacer así porque necesito paz en mi corazón, necesito a mi afición, necesito tranquilidad al abrir la puerta de mi casa y ver a mis hijas que su papá tiene que ser un ejemplo para ellas, nada más”.

 Dirección de Prensa y Comunicación Social