El mariscal de campo Eli Manning aprovechó las facilidades que le dio la defensiva de Delfines de Miami (5-8) para conectar cuatro pases de anotación y llevara Gigantes de Nueva York (6-7) a un triunfo de 31-24, como visitante en el Sun Life Stadium de esta ciudad.

El menor de los Manning hizo conexión en las diagonales con Rueben Randle de seis yardas y con el ala cerrada Willie Tye de cinco en el segundo cuarto, además de un par con Odell Beckham Jr., de seis en el tercero, y una espectacular jugada de 84 en el último, que sentenció el encuentro.

Con esta victoria, en el marco de la semana 14 de acción en la temporada 2015 de la NFL, Gigantes sigue en la carrera por el liderato de la División Este de la Conferencia Nacional (NFC), que actualmente comparte con Águilas de Filadelfia y Pieles Rojas de Washington, todos con registro de 6-7.

El duelo parecía iniciar mal para Miami, que entregó el ovoide en su primera serie ofensiva, mediante un balón suelto del ala cerrada Deion Sims, recuperado en la yarda 35 de territorio “cetáceo” por Gigantes, que hizo rendir el regalo con un gol de campo de 35 yardas de Josh Brown.

Delfines se reagrupó bien y respondió en su siguiente serie, de la cual el gran motor fue el pasador Ryan Tannehill, quien completó cuatro pases y realizó un acarreo personal, aunque la labor la completó el corredor Lamar Miller, con escapada de 14 yd que le dio la voltereta al marcador 7-3.

Las ofensivas supieron aprovechar bien la tibieza de las defensivas para que la primera mitad cerrara con un empate 17-17, en el cual los neoyorquinos pegaron primero, con un balazo de Minning de seis yd para Randle, quien hizo la atrapada sobre la marca del defensivo, justo en el corazón de la zona de touchdown.

Y mientras Gigantes hacía lo que quería por aire, Delfines se fue por la vía terrestre para conseguir su segunda anotación, por conducto de Miller, quien sembró rivales a lo largo de una escapada de 38 yardas, en la que la visita exhibió un tackleo infame para permitir que la casa volviera a irse adelante, ahora por 14-10.

Con el segundo episodio en su recta final, Nueva York devolvió el “favor” del primer cuarto cuando el menor de los Manning soltó el balón para que Miami lo recuperara en la 32 del rival, lo cual abrió la puerta para que el pateador Andrew Franks pusiera el 17-10 con gol de campo de 36 yardas.

Pero la visita todavía tenía algo que decir en la primera mitad y empató con una relampagueante ofensiva que recorrió 80 yardas en cuatro jugadas y 1:08 minutos, que coronaron cuando Manning sacó el teodolito y puso el ovoide justo en la esquina, para que Tye hiciera la atrapada del 17-17, de seis yardas.

Los pupilos del head coach Tom Coughlin parecieron perder impulso en el inicio de la segunda mitad, mientras los de la Florida, por el contrario, salieron en busca de la yugular y tras detener un tibio intento de la ofensiva rival, pusieron más puntos de por medio.

En esta ocasión, con su ataque terrestre bien establecido y obligando a la defensiva rival a cuidar las escapadas de Miller, Tannehill pudo soltar el brazo y lo hizo en serio con un precioso arcoíris que encontró solo al receptor Kenny Stills en la 10 del rival, desde donde éste halló la zona prometida y puso el 24-17 para la casa.

Verse abajo en el marcador fue la sacudida que necesitaba Gigantes para despertar y lo hizo con un pase de seis yardas de Manning para Beckham Jr., quien hizo gala de concentración para quedarse con el balón en un palmo de terreno.

Y aunque en un principio los oficiales declararon que la atrapada fue fuera del campo, la revisión en la repetición instantánea lo dio por bueno, para que el marcador se volviera a igualar, ahora en 24-24.

Gigantes todavía tuvo la oportunidad de recuperar la delantera en el cierre del tercer lapso, sin embargo, Brown falló un intento de gol de campo de 48 yd, que se fue abierto a la derecha.

Un grave descuido de la defensiva local propició que, de estar encerrados en su yarda 11, los visitantes anotaran en una sola jugada: un pase profundo de Manning que encontró a Beckham Jr. completamente aislado adelante de medio campo, desde donde se escapó para adelantarse 31-24 casi al inicio del cuarto cuarto.

El resto del periodo fue un ir y venir de las ofensivas, pero la falta de ejecución impidió que algo más ocurriera en los casi 12 minutos que le quedaban al reloj, con lo que se decretó la victoria de Gigantes.

Por los visitantes, el quarterback Eli Manning tuvo una excelente actuación al completar 27 de 31 intentos de pase, con ganancia de 337 yardas y cuatro anotaciones, en tanto para la caus local, Ryan Tannehill hizo buenos 25 de 41, uno en las diagonales y con aportación de 236 yd.

Anotación por cuartos:

Total

Gigantes NY 03 14 07 07 — 31

Miami 07 10 07 00 — 24

NOTIMEX