El Sevilla, con cuatro títulos, y el Liverpool, con tres, pugnarán el miércoles en el St. Jakob Park de Basilea (Suiza) por alzar de nuevo el trofeo y confirmarse como dominadores de la Liga Europa, que además conllevaría también el gran premio de disputar la próxima edición de la Liga de Campeones.

Una victoria inglesa supondría ser campeón del torneo -denominado con anterioridad Copa de la UEFA- en cuatro ocasiones, tras los que ganó en 1973, 1976 y 2001, con lo que empataría en lo más alto del historial con el Sevilla.

Si el triunfo es español, el Sevilla pondría tierra de por medio, con cinco títulos, sobre el Liverpool y otros grandes de Europa como los italianos Inter de Milán y Juventus de Turín.

Los hispalenses lograron su cuatro trofeo la pasada edición en Varsovia ante el Dnipro ucraniano y un año antes en Turín el tercero ante el Benfica de Lisboa, por lo que ahora acometen otro reto, el ganarlo tres veces de manera consecutiva, algo que nadie ha hecho en este torneo.

El Sevilla jugó con anterioridad otras dos finales, la primera en Eindhoven (Holanda) en 2006 y la segunda en la siguiente edición disputada en Glasgow (Reino Unido), con lo que tiene un pleno de cuatro éxitos en cuatro presencias.

El Liverpool, en el que por segunda temporada juega el lateral zurdo Alberto Moreno, sevillano y formado en la cantera del club de Nervión, también ganó el segundo torneo continental las tres veces que disputó la final, por lo que en Basilea se dará por primera vez el que uno de los dos se quede como subcampeón.

Ambos equipos llegan al partido tras concluir sus competiciones domésticas con un discreto rendimiento, pues el Sevilla ha sido séptimo y con el dudoso ‘honor’ de ser el único de la Liga que no ha ganado como visitante, y el Liverpool, octavo de la ‘Premier’, lejos de clasificarse para competiciones europeas el venidero curso.

Los de Unai Emery sí tienen asegurada la entrada en la Liga Europa por su séptimo puesto, unido a que jugará el próximo domingo en Madrid la final de la Copa del Rey ante el Barcelona, clasificado para la ‘Champions’ como campeón de la Liga, pero los del técnico alemán Jürgen Klopp no tienen esa posibilidad.

Por ello, el jugar la próxima edición de la Liga de Campeones, además incluido directamente en la fase de grupos, no es baladí como premio para el campeón de la Liga Europa.

El Sevilla lleva varias semanas en las que solo piensa en sus dos finales, con lo que en los últimos tres partidos de Liga, en los campos del Espanyol y Athletic Club y en casa con el Granada, sus convocatorias estaban plagadas de jugadores menos habituales y futbolistas procedentes del filial.

Para Basilea hay tres bajas seguras, todas por lesión: el lateral izquierdo francés Benoit Tremoulinas, el centrocampista danés Michael Krohn-Dehli y el extremo José Antonio Reyes, con lo que el resto de la plantilla está disponible e incluso con los jugadores más fundamentales frescos para la cita.

Esa es la intención ante un Liverpool que buscará su cuarto título de Liga Europa, el primero desde la temporada 2000-01, cuando derrotó en una final épica al Alavés (5-4).

En apenas siete meses, Jürgen Klopp, que llegó en octubre del pasado año tras la destitución del norirlandés Brendan Rodgers, ha revivido a los ‘reds’ y los ha guiado a dos finales.

Después de caer en la Copa de la Liga -Capital One Cup- ante el Manchester City en los penaltis, el equipo de orillas del río Mersey confía en echar el cierre a un curso ilusionante con un título.

El camino del Liverpool hasta la final de Basilea ha sido tortuoso, en una competición en la que ha ido de menos a más. Sufrió más de lo debido para liderar un grupo con Sion, Rubin Kazán y Girondins de Burdeos, para luego dejar en el camino a Augsburgo, Manchester United, Borussia Dortmund y Villarreal.

Ahora, para la final del miércoles, “el segundo partido más importante que hay hoy en día en Europa”, según lo describió Klopp, el Liverpool recupera a uno de sus futbolistas clave, el centrocampista y capitán Jordan Henderson.

Después de dar descanso a su equipo titular el domingo en el empate en el estadio de The Hawthorns con el West Brom (1-1), el alemán tiene a su disposición a toda su plantilla, a excepción del francés Mamadou Sakho, que dio positivo en un control antidopaje de la UEFA y fue apartado temporalmente del primer equipo.

Henderson, que el domingo jugó sus primeros minutos desde la lesión de rodilla que sufrió el 7 de abril en la vuelta de cuartos frente al Dortmund, podría ser la sorpresa en el ‘once’, en el que Klopp tiene la duda de formar con Daniel Sturridge o Adam Lallana.

El belga Divock Origi, que se había hecho con la titularidad en el último tramo de la campaña, no se ha recuperado a tiempo de su lesión de tobillo y es la única baja destacada para el miércoles.

“Haremos todo lo posible por aprovechar la oportunidad. Sabemos que es difícil, puesto que jugamos ante el Sevilla, pero estaremos preparados al cien por cien”, ha asegurado Klopp.

– Alineaciones probables:

Liverpool: Mignolet; Clyne, Lovren, Kolo Touré, Alberto Moreno; Can, Milner, Henderson o Allen; Coutinho, Lallana o Sturridge y Firmino.

Sevilla: David Soria; Mariano, Rami, Kolodziejczak, Escudero; N’Zonzi, Krychowiak; Coke, Éver Banega, Vitolo; y Gameiro.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia).

Estadio: St. Jakob Park.

——————————————————-

La clave: Los dos equipos han cerrado discretamente su campeonatos domésticos y tienen presión por lograr este título que da opción a jugar la Liga de Campeones. El que mejor controle los nervios tendrá mucho ganado.

El dato: Los dos contendientes suman siete títulos de este torneo. Cuatro el Sevilla y tres el Liverpool. Ahora el octavo está en juego.

El tuit: ‘@SevillaFC: #APorLaQuinta’. ‘@LFC: Muestra tu apoyo al #LFC ante una gran noche en Basilea’.

El entorno: El Sevilla solicitó nueve mil entradas, pero intuye que más de un millar han podido caer en manos inglesas en la reventa. El Liverpool solicitó algo más de diez mil, por lo que serán amplia mayoría en el St. Jakob Park.

——————————————————-

EFE