Liverpool estuvo a 17 minutos de hacer el ridículo en la tercera ronda de la Copa FA, torneo en el cual apenas igualó 2-2 contra Exeter City, club de la Cuarta División de Inglaterra con el que deberá jugar un duelo de desempate.Los “Reds”, bastante mermados por las lesiones, se metieron al St. James Park en busca de imponer la lógica con todo y su alineación alternativa; no obstante, los gritos del timonel alemán Jurgen Klopp jamás intimidaron a los locales, quienes coquetearon con el milagro del triunfo.

Al minuto nueve, para romper las quinielas, Tom Nichols adelantó a los modestos anfitriones, pero el gusto fue muy efímero para ellos pues al 12 niveló los cartones 1-1 el joven Jerome Sinclair.

El empate se perfilaba para permanecer hasta el descanso, pero justo en el tiempo agregado de la primera mitad, al 45+1, apareció Lee Holmes para devolver el control al Exeter, mediante un sensacional gol olímpico que desató la locura entre poco más de ocho mil espectadores.

Cuando el fantasma de la eliminación comenzaba a invadir al Liverpool, el australiano Brad Smith aprovechó un rebote en el área chica rival y colocó el 2-2 definitivo, para “salvar los muebles” de Klopp, quien por poco sufre su primer gran fracaso en el banquillo “rojo”, el cual ocupa desde hace casi tres meses.

De cualquier forma, el equipo siete veces vencedor de esta añeja competencia tendrá que disputar un cotejo extra, ahora en Anfield, para decidir quién accede a la cuarta fase, lo cual traerá más desgaste a su ya de por sí cargada agenda.

NTX