Cobijado por cientos de mexicanos, Saúl “Canelo” Álvarez venció el último obstáculo y superó la báscula antes de disputar una de las peleas más importantes de su carrera, lo mismo que su rival, el puertorriqueño Miguel Ángel Cotto.

Cientos de personas se dieron cita en el Mandalay Bay, donde “Canelo” Álvarez marcó 155 libras, el límite del peso pactado, mientras que “Junito” Cotto lo hizo en 153.5, listos para la guerra del sábado, donde solo el mexicano podrá optar al título medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en juego.

La música del mariachi dio la bienvenida al pugilista tapatío (45-1-1, 32 KOs), quien fue ovacionado cuando aparecía en las pantallas, mientras que Cotto (40-4, 33 KOs) era abucheado por la mayoría de la afición ahí reunida, quienes esperan un triunfo “azteca”.

También apoyado por la gente, el mexicano Francisco Vargas (22-0-1, 16 KOs) no tuvo problemas en la báscula al registrar 129.5 libras, mientras que el monarca superpluma del CMB, el japonés Takashi Miura (29-2-2, 22 KOs), marcó el límite de la división, que es 130 libras.

El “Bandido” Vargas quiere acabar con la racha del llamado “mata mexicanos”, pues en cuatro de sus últimas cinco peleas, todas con victoria, Miura ha derrotado a pugilistas “aztecas”, incluida su coronación y tres defensas.

En la división supergallo y por el cetro Internacional del CMB, el filipino Drian Francisco (28-3-1, 22 KOs) está en peso para la pelea, con 121 libras, mientras que su rival, el cubano Guillermo Rigondeaux (15-0, 10 KOs) está apenas media libra arriba, listo para volver al ring tras casi un año.

Finalmente, el invicto puertorriqueño Jayson Vélez (23-0-1, 16 KOs) y su rival, el estadounidense Ronny Rios (24-1, 10 KOs), marcaron idéntico peso de 125.5 libras para el duelo en la división pluma donde estará en juego el cinto Plata del CMB.

NTX