Un regalo de Nico Rosberg hacia el final de la carrera le dio al británico Lewis Hamilton su tercer mundial de Fórmula 1 al ganar el Gran Premio de Estados Unidos que se corrió en el Circuito de las Américas, cuando faltan tres fechas para concluir la temporada.
A falta de siete vueltas, el alemán tuvo un despiste al irse fuera del trazado cuando iba primero y eso le dio la llave a Hamilton para irse al frente y quedarse con la bandera a cuadros.
Con ello, aseguró el campeonato al llegar a 327 puntos, por delante del alemán Sebastian Vettel, que este domingo fue tercero, con 251 y su compatriota Rosberg 247, con lo que saca la ventaja de más de 75 puntos que necesitaba.
Desde el principio Nico se pudo en evidencia, la carrera inicio con mucha agua en la pista y con el pronóstico del tiempo que se iría secando conforme avanzará la carrera.
Así todos comenzaron con intermedios esperando el momento adecuado para irse por los “sticks”, sin embargo el alemán de Mercedes que tenía la “pole” no la pudo aprovechar.
En la largada cedió posiciones, se fue quinto y desde ahí tuvo que remontar, primero quedó Hamilton y segundo el australiano Daniel Ricciardo, quien se enfrascó en una dura batalla tras doblar a su compañero, el ruso Daniil Kvyat.
El australiano pudo quedarse con la punta cuando había agua en la pista y estaba en igualdad de condiciones que las flechas plateadas.
Pero conforme se fue secando la pista empezó a ser vital el motor Mercedes, Lewis que había sufrido por no tener un error en el inicio y comienzo a apretar y en la vuelta 20 volvió a la batalla.
Dos coches de seguridad tuvo que soportar así Rosberg, mucha presión que no aguanto y un error en esas condiciones lo pagó caro y ahora se centra en el premio de consolación con Vettel, quien remontó más de 10 lugares para acabar en el podio.
Mientras que, el mexicano Sergio Pérez batalló más sobre seco que mojado para quedarse con el quinto puesto, el mismo del que largo y sigue noveno general con 64 puntos.
NTX