Pese a que un inicio arrasador estuvo a punto de ser arrruinado por un cierre tambaleante y las lesiones del estelar Peyton Manning, Broncos de Denver consiguió abrirse paso al Súper Tazón 50 gracias a su férrea defensiva.El inicio de temporada no pudo ser mejor para los “equinos”; con un Manning que parecía haber agarrado su tercer aire y una defensiva de miedo, Broncos abrió la campaña regular con una seguidilla de siete victorias, que los hacía lucir, desde entonces, como sólidos aspirantes, por lo menos, a la postemporada.

A una victoria relativamente predecible sobre Cuervos de Baltimore por 19-13 en la semana uno, le siguió su primer triunfo importante, al imponerse como visitante a uno de sus acérrimos rivales en la División Oeste de la Conferencia Americana y eterno contendiente al título del sector, Jefes de Kansas City, por 31-24 como visitante.

Luego, vinieron triunfos “cantados” sobre Leones de Detroit (24-12), Vikingos de Minnesota (23-20), Raiders de Oakland (16-10) y Cafés de Cleveland (26-23), tras los cuales vendría su semana de descanso.

Aunque en cada uno de ellos era evidente que el mayor de los Manning ya no era el mismo de antes, una defensiva que empezaba a destacarse como la mejor de la temporada les salvó el cuello en más de una ocasión y los llevó invictos hasta la semana siete, en la cual tuvieron su descanso de ley.

El reposo le cayó de perlas al egresado de la Universidad de Tennessee, quien volvió por sus fueros para la semana ocho, a enfrentar a otro de los grandes contendientes de esta temporada: el aún invicto Empacadores de Green Bay.

Programado en el horario estelar del domingo por la noche, el duelo entraría en los anales de la NFL debido a que era apenas la cuarta vez en la historia en que se enfrentaban dos equipos con marca de por lo menos 6-0.

Asimismo, se esperaba mucho del mano a mano entre Manning y su homólogo de “The Pack”, Aaron Rodgers, de quien la expectativa era que fuera un digno rival de la defensa “equina”, la cual, finalmente, se llevó la victoria al “aplastar” al pasador rival, al que dejó en 77 yardas, sin anotaciones y 14 pases completos en 22 intentos.

Aunque ya había habido muestras de ellos, este juego dejó más que claro que si la ofensiva de Denver iba a anotar sería sobre las piernas de sus corredores, pues aunque Manning completó 21 de 29 para 340 yd, nunca fue capaz de llegar a las diagonales, labor que recayó en C.J. Anderson y Ronnie Hillman.

Luego del impactante triunfo, la temporada regular de Broncos dio un giro para mal, cuando a la siguiente semana fue vencido por un Potros de Indianápolis en ese momento estaba en medio de una crisis que lo tenía hundido con marca de dos ganados y seis perdidos.

Tras la inesperada derrota de 24-27 en su visita a Indiana, llegó la auténtica debacle: un humillante 13-29 ante un rival al que ya habían vencido, Kansas City, en el que Manning fue luz y sombra de su escuadra.

En dicho encuentro, el heredero de las glorias del legendario Archie Manning implantó uno de los tantos records que adornan su curriculum, al romper la marca de más yardas por pase en poder, hasta entonces de Brett Favre, con un pasesito de cuatro yardas que lo llevó a sumar 71 mil 840, por las 71 mil 838 de “El General”.

Sin embargo, eso fue todo, en uno de los episodios más amargos de su carrera, Manning acumuló apenas 35 yardas totales, cinco completos en 20 intentos y cuatro anotaciones, antes de ser enviado a la banca por el entrenador en jefe Gary Kubiak.

Al día siguiente, no obstante, la franquicia reveló que la mala actuación de su quarterback se había debido a una lesión, una fascitis plantar en el pie derecho, que el impedía apoyarse adecuadamente a la hora de lanzar.

La lesión mantendría a Manning entre algodones casi hasta el final de la temporada, por lo cual Kubiak tuvo que enviar al relevo al joven Brock Osweiler, en apenas su cuarta temporada como profesional y quien, hasta entonces, no había iniciado ni un solo juego y había tirado apenas 30 pases en su carrera.

Para fortuna de los de las Rocallosas, tras una complicada victoria de 17-15 ante un rival aparentemente a modo, Osos de Chicago, el egresado de la Estatal de Arizona dio el estirón esperado y justo a tiempo para enfrentar, en la semana 12, a su segundo mayor escollo de la campaña, Patriotas de Nueva Inglaterra.

Con marca perfecta de 10-0 y con Tom Brady instalado en plan grande, el campeón reinante de la NFL llegaba a la Milla Alta como amplio favorito, sobre todo tomando en consideración que Manning seguía fuera y que Osweiler había sufrido para sacar adelante al equipo en Chicago.

No obstante, una defensiva que supo dominar a uno de los mejores pasadores de los últimos años y un ataque terrestre encabezado por Anderson, que volvió a echarse al hombro al equipo, le valieron a Broncos una victoria de 30-24.

El empujón anímico le alcanzaría a Broncos sólo para sacar una victoria sobre otro rival divisional, Cargadores de San Diego (17-3), pero luego sufriría dos dolorosas derrotas, ante Oakland (12-15) y ante Acereros de Pittsburgh (27-34)

El pasador “metalero” Ben Roethlisberger fue el primero que realmente hizo sufrir a esta defensa “equina”, al completarles 40 de 55 con 380 yd y tres touchdowns, con dos intercepciones, lo cual hizo temblar a la fanaticada del equipo, de cara al cierre de temporada regular.

Con Kansas City cerrando a tambor batiente con nueve ganados en fila tras disputarse la semana 15, una ofensiva que apenas marchaba como era debido y una defensiva que parecía estar resintiendo el cansancio de llevar el peso del equipo, incluso el pase a la postemporada parecía escapársele de las manos.

Los dos últimos partidos eran vitales para las aspriaciones de Denver y el primero de ellos era nada menos que contra Bengalíes de Cincinnati, que recién había perdido al estelar Andy Dalton y al cual venció, no sin trabajos, por 20-17 para amarrar el boleto playoffs.

Con la tranquilidad de saberse en la siguiente fase, a la gente del coach Kubiak sólo le restaba consolidarse como el mejor equipo de la Conferencia Americana, aunque para ello tenían que vencer, primero, a un San Diego muy poco dispuesto a ser escalón del acérrimo rival.

El duelo en el Authority Sports Field at Mile High que marcó el regreso de Manning a los controles y aunque fue solo para el último cuarto, esto infundió nueva vida al equipo, que terminó por imponerse por 27-20 y amarrar la ventaja de local para la postemporada.

Aunque compartió marca de 12-4 con Cincinnati y Nueva Inglaterra, sus victorias en temporada regular sobre ambos le dio a Denver ventaja en la clasificación rumbo a la segunda ronda, gracias a lo cual descansó la primera semana.

El descanso le sirvió al equipo para reponerse de cara a dos duros encuentros, contra rivales que se le atragantaron en temporada regular: los “Pats” de Brady y los Acereros de Roethlisberger.

No obstante, en ambos juegos la defensiva salió al rescate de Manning, quien pese a asegurar que estaba completamente recuperado, seguía sufriendo a la hora de lanzar, con lo que la responsabilidad del triunfo seguía recayendo en la gente del coordinador defensivo Wade Phillips.

Luego de su resonante triunfo en la campaña regular, Pittsburgh parecía llevar ventaja sobre Denver, no obstante, la defensiva y el apoyo de la Milla Alta los sacaron adelante por 23-16 y los pusieron en rumbo de colisión, otra vez, con Bill Belichick.

El duelo contra Patriotas fue todo lo que se esperaba de una final de conferencia, ríspido, cerrado, con Brady “tragándose” el castigo de la línea frontal y los apoyadores de Denver, para sacar puntos vitales en sus aspiraciones.

Al final, sin embargo, una serie de decisiones polémicas de Belichick, que le costaron puntos a su equipo, inclinaron la balanza en favor de los de las Rocallosas, quienes fijaron, así, cita con Panteras de Carolina en la edición 50 del Súper Tazón, a disputarse este domingo en el Levi´s Stadium de Santa Clara, California.

Resultados de Broncos de Denver en la campaña 2015 de la NFL:

Temporada regular:

Baltimore 13-19 Denver

Denver 31-24 Kansas City

Denver 24-12 Leones

Minnesota 20-23 Denver

Denver 16-10 Oakland

Denver 26-23 Cleveland

Descanso

Green Bay 10-29 Denver

Denver 24-27 Indianápolis

Kansas City 29-13 Denver

Denver 17-15 Chicago

Nueva Inglaterra 24-30 Denver

Denver 17-03 San Diego

Oakland 15-12 Denver

Denver 27-34 Pittsburgh

Cincinnati 17-20 Denver

San Diego 20-27 Denver

Postemporada:

Descanso

Pittsburgh 16-23 Denver

Nueva Inglaterra 18-20 Denver

NTX/