Los Cavaliers de Cleveland con el alero estrella LeBron James de líder, que aportó un triple-doble de 27 puntos, 11 rebotes y 11 asistencias, vencieron 89-93 a los Warriors de Golden State en el séptimo y decisivo partido de las Finales de la NBA y se proclamaron nuevos campeones de liga.

La victoria permitió a James conseguir su tercer título de la NBA en las seis Finales consecutivas que ha disputado, pero el primero con los Cavaliers, que dan a la ciudad de Cleveland un campeonato nacional dentro del deporte profesional en 52 años.

James, también logró dos títulos de liga con los Heat de Miami en cuatro Finales que disputó, y los Cavaliers se convierten en el primer equipo que gana un titulo de liga después de remontar una desventaja de 1-3 en la serie.

La estrella de los Cavaliers también fue decisivo con el tapón que puso a falta de un minuto al escolta-alero Andre Iguodala y que impidió a los Warriors ponerse por delante en el marcador, aunque con 10 segundos falló uno de los dos tiros de personal que hizo.

Junto a James, el gran héroe del partido fue el base Kyrie Irving, que a falta de 53 segundos para el final, anotó un triple que rompió el empate a 89-89 que había en el marcador y concluyó el partido con 26 puntos, siendo el jugador decisivo en la segunda parte cuando los Cavaliers remontaron una desventaja de siete puntos (49-42) con que ambos equipos se fueron al descanso.

El escolta J.R. Smith también fue factor ganador para los Cavaliers, al encestar 12 puntos, incluidos dos triples de ocho intentos que también ayudaron a la remontada histórica de los Cavaliers.

Mientras que los Warriors, que consiguieron 73 victorias en la temporada regular, mejor marca en la historia de la NBA, protagonizaron el mayor colapso histórico al no aprovechar todas las oportunidades que tuvieron de conseguir repetir el título de liga.

El ala-pívot Draymond Green fue la gran figura de los Warriors al aportar un doble-doble 32 puntos, incluidos 22 en la primera parte, 15 rebotes y nueve asistencias, que no impidieron la tercera derrota consecutiva de su equipo.

Las grandes decepciones volvieron a ser el base MVP, Stephen Curry, y el escolta Klay Thompson, que aportaron sólo 17 y 14 puntos, respectivamente, tras anotar sólo 12 tiros a canasta de los 36 combinados que hicieron, incluidos los 24 de triples con seis anotaciones.

Los Warriors sin la inspiración encestadora de Curry y Thompson al final no pudieron superar las genialidades de James e Irving que fueron los grandes artífices del triunfo histórico de los Cavaliers.

 

EFE