La UEFA abrió una investigación para sancionar a las federaciones de futbol de Portugal y Bélgica, del Grupo E, y Hungría, del F, por mal comportamiento de algunos de sus aficionados en sus últimos partidos en la Eurocopa.

En el encuentro del sábado anterior, en el Parc des Princes de París, hubo invasión de cancha de algunos seguidores del equipo luso, molestos por el empate 0-0 ante el representativo de Austria.

Respecto del equipo belga, algunos fans prendieron fuego con bengalas y lanzaron objetos diversos a la cancha durante el juego que su selección ganó 3-0 a la de Irlanda, en el Stade de Bordeaux, también el pasado sábado.

Los aficionados del representativo de Hungría generaron disturbios en la tribuna, también hubo encendido de bengalas y aventaron objetos diversos al terreno de juego, en el encuentro del sábado que igualaron 1-1 con Islandia, en el Stade Velodrome de Marsella.