La posible salida del técnico Unai Emery al París Saint-Germain, que le habría hecho una oferta irrechazable, ha causado un nuevo sobresalto en la afición del Sevilla, el segundo en menos de ocho días después de que su director deportivo, Ramón Rodríguez ‘Monchi’, anunciara que se iba y luego diera marcha atrás.

El sevillismo ha pasado en tres semanas de celebrar su tercera Liga Europa seguida, conquistada el 18 de mayo en Basilea (Suiza), a ver cómo saltaban las alarmas por la frustrada salida de Monchi, primero, y ahora por la supuesta marcha de Emery al PSG, a cambio de los alrededor de 2 millones de euros de su cláusula de rescisión.

Ese hipotético acuerdo muy cercano entre el club parisino y el entrenador guipuzcoano, avanzado por el diario Marca, ha sobrecogido a todo el sevillismo y habría puesto de nuevo al club en la tesitura de tener que actuar con celeridad en plena época de planificación del equipo, que hasta ahora está siendo muy movida para el Sevilla.

Emery, uno de los grandes referentes del exitoso Sevilla del último trienio, tiene contrato hasta junio de 2017, pero su cláusula para poder desvincularse antes del club del barrio de Nervión es de unos 2 millones de euros, cuantía que no supondría ningún obstáculo para el multimillonario PSG del jeque catarí Nasser Al-Khelaïfi.

Distintos medios han asegurado que el técnico vasco habría incluso viajado ya a París para ultimar ese supuesto acuerdo para fichar por el París Saint-Germain, que primero se barajó que había puesto sus ojos en el entrenador argentino del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, aunque ante la imposibilidad de contratarlo se habría decidido por Emery para sustituir al francés Laurent Blanc.

Como pasó el lunes 30 de mayo, cuando se supo que Monchi había decidido dejar la dirección deportiva y hasta el anuncio al día siguiente de que continuaría en su cargo al conminarle el club a cumplir su contrato (hasta 2020), estas noticias han sembrado la incertidumbre en el sevillismo.

La supuesta marcha del guipuzcoano ha convertido a las redes sociales en un hervidero, al estar la afición del Sevilla ávida de conocer si se concreta su hipotética salida para dirigir a un ‘gigante’ como el PSG o bien si sigue en el banquillo blanquirrojo.

Unai Emery, de 44 años y formado como jugador en la cantera de la Real Sociedad, con la que llegó a debutar en Primera, tiene una amplia experiencia en los banquillos, aunque su periplo más glorioso lo está viviendo con el Sevilla, en el que ha sacado un rendimiento extraordinario a todas sus plantillas pese a tener que recomponer el equipo cada verano por el traspaso de sus jugadores más destacados.

Al Sevilla llegó en enero de 2013 por el destituido José Miguel González ‘Míchel’ y aunque en esa primera media temporada no logró clasificar al equipo para Europa, en las tres siguientes fue uno de los grandes artífices del récord conseguido por los sevillistas, inédito hasta ahora, de ganar tres títulos de Liga Europa seguidos.

Se proclamó campeón en 2014 ante el Benfica (en Turín), en 2015 frente al Dnipro (en Varsovia) y en mayo de este año contra el Liverpool (en Basilea). Además, jugó y perdió dos finales de la Supercopa de Europa ante el Real Madrid (2-0) y el Barcelona (5-4), y otra, la más reciente, de la Copa del Rey, en la que también cayó en la prórroga ante los azulgrana (2-0) el pasado 22 de mayo.

Antes de convertirse en una pieza clave del actual Sevilla, Emery empezó su carrera de técnico con el Lorca Deportiva (2004-06), al que subió a Segunda División, y luego entrenó al Almería (2006-08), Valencia (2008-12) y Spartak Moscú (2012, hasta su destitución en noviembre de ese año). EFE