El receptor venezolano Salvador Pérez y el primera base Eric Hosmer pegaron sendos jonrones y aseguraron el triunfo de la Liga Americana por 4-2 sobre la Liga Nacional en la 87 edición del Juego de las Estrellas.

Con la victoria le aseguraron a cualquier equipo de la Americana que llegue a la gran final de la Serie Mundial a disputarse el próximo mes de octubre con el campeón de la Liga Nacional, mientras que los Reales de Kansas City, equipo al que pertenecen Hosmer y Pérez, son los que hacen la defensa del título de campeones.

Con su triunfo, la Liga Americana llegó a cuatro seguidos en el Juego de las Estrellas.

El equipo de la Liga Americana que llegue a la Serie Mundial, abrirá la serie en casa por décimo primera ocasión en 14 años desde que se utilizó el ganador de las Estrellas para determinar los anfitriones de los Juegos 1 y 2.

Tanto Pérez como Hosmer le cazaron la bola a su excompañero en los Reales, el abridor dominicano Johnny Cueto, que fue el estelar de la novena de la Nacional que saltó al Petco Park de San Diego, donde se disputó el partido.

Pérez (1) conectó de cuatro esquinas en la parte baja de la segunda entrada, llevando a un compañero en el camino.

El venezolano hizo dos viajes a la caja de bateo y pegó sólo una vez, remolcó dos carreras y llegó una vez a la registradora.

Hosmer (1) también mandó la pelota fuera del campo contra los lanzamientos de Cueto, sin corredores por delante, cuando había un out en el episodio.

El primera base remolcó dos carreras para completar la pizarra de cuatro de la Americana.

La victoria en el montículo se lo acreditó el primer relevo Corey Kluber (1) en trabajo de un episodio, ponchando a un enemigo.

Kluber fue el segundo de 10 lanzadores que la Liga Americana que subió al montículo.

El juego tuvo la característica de que marcó el último en el que participa el bateador designado dominicano de los Medias Rojas de Boston, David Ortiz, quien tuvo una breve aparición en su décima y última aparición.

Ortiz salió del campo de juego en la parte baja de la tercera entrada.

El dominicano, quien ha dicho que se retirará después de esta temporada, su número 20 como profesional dentro de las Grandes Ligas, falló en su primer turno al bate frente a su compatriota Cueto.

Ortiz indicó que “Se suponía que debía conectar un cuadrangular en mi segundo turno al bate. Mi hijo me dijo que me iban a lanzar una bola rápida, pero el primer lanzamiento era un cambio de velocidad”.

“Después me tiró y yo lo observé como diciéndoles si quería romperme la espalda, pero él lanzador me dijo que “era culpa del receptor.”

El lanzador, el cubano José Fernández admitió que “No podía creer que en realidad yo le estaba lanzando a él. Los dos nos miramos el uno al otro y sonreímos.”

“Firmó la camiseta que traje para él”, dijo el joven de 23 años de edad, de los Marlins de Miami.

Ortiz abandonó el campo de juego con marca de 0 de 1 en su último Juego de las Estrellas.

Cuando Ortiz salió del campo de juego saludó a la multitud y luego a sus compañeros de la Americana, que salieron de la caseta para intercambiar abrazos y los 42.386 asistentes al campo se levantaron para despedirlo.

Su novena, los Medias Rojas, escribió en su cuenta social “Gracias, Papi”, como cariñosamente apodan a Ortiz.

Por la Nacional el antesalista Kris Bryant (1) mandó la pelota del otro lado de la cerca en el primer episodio, sin corredores en el camino, cuando había dos outs en la entrada.

La derrota la cargó Cueto (1) en una entrada y dos tercios, permitiendo castigo de cinco imparables, dos cuadrangulares y tres carreras.

 

EFE