Los sueños de medalla de Kosovo en Río de Janeiro, en su primera participación en unos Juegos Olímpicos, los protagoniza la judoca Majlinda Kelmendi, actual campeona del mundo y de Europa y abanderada de su país en la ceremonia inaugural.

Ocho deportistas forman la modesta representación del territorio que declaró su independencia de forma unilateral en 2008 de Serbia.

Kelmendi, dos veces campeona mundial y ganadora de varias medallas europeas en judo femenino en la categoría de -52 kilos, será la mayor opción a una medalla y portará la bandera de su país en la ceremonia de inauguración en Río.

“Quiero mostrar al mundo que Kosovo no es sólo un pequeño país con una historia de guerra. Quiero mostrar nuestro lado bueno, que los jóvenes hacen deporte y que también se puede ganar”, declaró la judoca en una rueda de prensa en Pristina.

“Es un gran honor para mí ser la abanderada porque es la primera vez que Kosovo va a los Juegos Olímpicos. He soñado con esto desde hace mucho tiempo”, agregó Kelmendi.

La deportista ganó su primera corona mundial precisamente en Río de Janeiro en 2013, en el primer gran triunfo deportivo internacional del país, aceptado por la Federación Internacional de Judo el año anterior.

Kosovo no es miembro de Naciones Unidas, por la oposición de Serbia, Rusia y China, entre otros Estados que no reconocen su independencia. Sin embargo, sí logró convertirse en miembro de pleno derecho del Comité Olímpico Internacional (COI) en diciembre de 2014.

La judoca es gracias a sus triunfos deportivos una estrella en el país y carga con las esperanzas de Kosovo para lograr su primera medalla olímpica.

“De Kelmendi esperamos que gane el oro”, declaró recientemente el presidente del Comité Olímpico kosovar, Besim Hasani, quien indicó que se espera una medalla también de la judoca Nora Gjakova, que compite en la categoría de -57 kilos.

La nadadora Rita Zeqiri dijo a los medios locales que participar en los Juegos Olímpicos “es un sentimiento especial, sobre todo porque Kosovo se presenta por primera vez”.

“Estoy segura de que allí daré lo máximo”, indicó.

La atleta Vijona Kryeziu, que competirá en 400 metros, y Musa Hajdari, corredor de 800 metros, ambos del diminuto pueblo de Rogane, en el este de Kosovo, han entrenado en unos senderos de los bosques de los alrededores por falta de infraestructuras deportivas.

“Sentimos el privilegio, pero más aún la responsabilidad, porque los dos, del mismo club de esta pequeña aldea, representamos a Kosovo, que esta por primera vez en los Juegos Olímpicos”, declaró Hajdari.

El país también cuenta con una representante en tiro deportivo, un ciclista y un nadador.

Para el presidente kosovar, Hashim Thaci, la participación de su país en las Olimpíadas es un hito.

“Los deportistas kosovares también antes participaron en los Juegos Olímpicos y ganaron medallas, pero bajo las banderas e himnos de otros países”, dijo Thaci, citado por el canal para los Balcanes de Al Yazira.

“Esta es una historia nueva para la República de Kosovo, se acaba el aislamiento para nuestros deportistas que ha durado más de tres décadas”, señaló.

Thaci, que ha condecorado con una distinción nacional a los miembros del equipo olímpico, comentó recientemente en las redes sociales bajo una foto de los deportistas: “Obtengamos el oro o no, somos los héroes”.

La antigua provincia serbia de Kosovo, poblada por una gran mayoría de albaneses étnicos, proclamó en 2008 su independencia, que Serbia no reconoce, aunque ambas partes llevan a cabo un diálogo amparado por la Unión Europea para normalizar sus relaciones.

La independencia de Kosovo ha sido reconocida por más de cien países, entre ellos EEUU y la mayoría de los países de la Unión Europea (UE), pero no por Naciones Unidas.

Kosovo fue admitido en el Comité Olímpico Internacional en diciembre de 2014, una decisión a la que Serbia se opuso como política y contraria a la Carta Olímpica.

Serbia se opuso también a la admisión de Kosovo en la UEFA y la FIFA este año, que abrieron la puerta a los kosovares para la participación en las clasificaciones para el Mundial de fútbol de 2018.EFE