La coloración verdosa del agua de las piscinas olímpicas de saltos y waterpolo “no constituye ningún riesgo para la salud y la seguridad de los nadadores y no hay razón para que la competición se vea afectada”, según explica la Federación Internacional de Natación (FINA) en un comunicado.

El cambio de color de las aguas, habitualmente azulado, obedece a que la piscina “se quedó sin alguno de los elementos químicos utilizados en el tratamiento del agua, y como consecuencia el PH quedó fuera de su nivel habitual, causando una decoloración”.

“El Comité Médico de la FINA analizó la calidad del agua y concluyó que no hay ningún riesgo para la salud y la seguridad de los nadadores, y no hay razón para que la competición se vea afectada”, explica el comunicado.

La coloración verde del agua de las piscinas olímpicas de saltos ornamentales y waterpolo había asustó a algunos de los competidores.

Los primeros en notarlo fueron los competidores de saltos, algunos de los cuales manifestaron en la tarde del martes su preocupación y el temor de que pudiese tratarse de una bacteria o de algo que pudiese amenazar la salud.

La situación se agravó este miércoles cuando la piscina de waterpolo, vecina a la de saltos y otra de las que componen el complejo acuático María Lenk en el Parque Olímpico, también adquirió una coloración verde.

Los miembros del equipo de waterpolo de Japón, que se enfrentaron hoy a los de Australia en la piscina, incluso corrieron a lavarse los ojos al salir del agua por precaución.

“Nuca vi eso antes. Es la primera vez que jugamos en una piscina de ese color pero tan pronto como terminó el partido los jugadores se lavaron los ojos para evitar cualquier problema”, dijo el técnico de waterpolo de Japón, Yoji Omoto.

El Comité Organizador Río 2016 se apresuró a aclarar que la situación obedecía a una reducción del nivel de alcalinidad de las aguas que los responsables de la piscina fallaron en combatir por no haber tenido en cuenta que el elevado número de nadadores podía incidir sobre el Ph.

El portavoz del Comité Organizador, Mario Andrada, admitió que la reducción del nivel de alcalinidad también afectó la piscina principal pero aclaró que el problema ya comenzó a ser corregido y dijo que los nadadores pueden esperar la tradicional coloración azul esta misma tarde.

“Tratamos el agua por la noche y el nivel de alcalinidad ya está mejorando. Esperamos que vuelva al color azul en breve”, afirmó. EFE