Aunque la edición 50 será su primer Súper Tazón como entrenador en jefe, Gary Kubiak ya es todo un veterano del “Juego Grande” de la NFL, luego que tiene un total de tres anillos en su haber, todos ellos como parte de algún staff de coacheo.Gary Wayne Kubiak, egresado de Texas A&M, llegó a la NFL en 1983, seleccionado en la octava ronda del draft colegial por Broncos de Denver, equipo con el que pasó sus nueve años de carrera, todos ellos como suplente del estelar mariscal de campo John Elway, primera selección global el mismo año.

En sus nueve años como jugador Kubiak apenas inició cinco juegos, con marca de tres ganados y dos perdidos y estuvo tres Súper Tazones: el XXI, el XXII y el XXIV, todos ellos dolorosas derrotas, ante Gigantes de Nueva York, Pieles Rojas de Washington y 49´s de San Francisco, en ese orden.

Luego de un gris paso por los emparrillados, el ex pasador decidió colgar el casco e iniciar una prolífica carrera como entrenador, lo cual hizo precisamente con sus amados Aggies de Texas A&M, donde fungió como entrenador de corredores en 1992 y 1993.

Su primer empleo en la NFL llegó en 1994, contratado por los 49´s de San Francisco del head coach George Seifert como entrenador de quarterbacks, equipo con el que ganó su primer Súper Bowl, el XXIX, y llevó al pasador Steve Young a ser nombrado el Jugador Más Valioso de dicho encuentro.

No obstante, los colores llamaron de nueva cuenta al nativo de Houston, Texas, quien al año siguiente se contrató con Denver, equipo con el que pasaría las siguientes 11 temporadas en diversos cargos bajo el ala del entrenador en jefe Mike Shannahan.

En este lapso con los “equinos”, Kubiak se desempeñó, primero, como entrenador de quarterbacks y más tarde como coordinador ofensivo y bajo su mando tuvo al propio Elway y al corredor Terrell Davis, con quienes se adjudicó los supertazones XXXII y XXXIII.

En busca de nuevos horizontes, el ex pasador dejó las Rocallosas en 2006, para aceptar el cargo de entrenador en jefe con Texanos de Houston, a donde llegó para ocupar el lugar de Dom Capers, quien tuvo un paso muy poco afortunado con la joven franquicia.

Sus inicios con el cuadro texano fueron complicados, con registro de seis ganados y 10 perdidos en su primera temporada, en la que el apoyador DeMeco Ryans fue Novato Defensivo del Año, y apenas de 8-8 en las dos siguientes.

Las épocas de “vacas flacas” para Kubiak y sus Texanos terminaron en 2011, cuando llegaron por primera vez en su historia a una postemporada, logro que repetirían al año siguiente, aunque en ambos fueron eliminados en la ronda de comodines.

En 2013, una seguidilla de malos resultados, que los llevó a estar con marca de 2-11, marcó la salida de Kubiak tres juegos antes del fin de la temporada regular, la cual el equipo terminó bajo el mando de Wade Phillips y con marca de 2-14.

El estratega pasó la campaña 2014 como coordinador ofensivo de Cuervos de Baltimore y enseguida llegaría una nueva oportunidad al mando de un equipo, cuando el ahora gerente general de Broncos, John Elway, lo mandó llamar para ocupar el puesto que recién dejaba John Fox.

Aunque en cuatro temporadas bajo la batuta de Fox, Denver había sido invitado permanante en la postemporada e incluso disputó un Súper Tazón, en el que fue humillado 8-43 por Halcones Marinos de Seattle, la directiva encabezada por Elway consideró que era el momento de un cambio de rumbo.

Así, optaron por llamar al viejo reemplazo de Elway en el quarterback para dirigir los destinos del equipo, que buscaba volver al “juego grande” de la NFL, y darle al experimentado pasador Peyton Manning, una nueva oportunidad de sumar su segundo anillo de campeón.

En la que es apenas su primera temporada con Broncos y entre rumores de una mala relación con Manning, Kubiak logró no solo meter al equipo una vez más a los playoffs, sino hacerlo en calidad de primer sembrado de la Conferencia Americana.

Asimismo, ya en la postemporada, los de Colorado superaron a dos difíciles sinodales: los Patriotas de Nueva Inglaterra de Tom Brady y Bill Belichick, y los Acereros de Pittsburgh de Ben Roethlisberger y Mike Tomlin.

Ahora, Kubiak se encuentra a un paso de la gloria y el único obstáculo entre él y el trofeo Vince Lombardi es Panteras de Carolina, el que es considerado el mejor equipo de la temporada 2015 de la NFL.

NTX