La zurda alemana Angelique Kerber, de 28 años, impuso su mayor juventud, y ante la veterana estadounidense Venus Williams alcanzó su segunda final de un Grand Slam en Wimbledon al imponerse este jueves, por 6-4 y 6-4, en 73 minutos.

La campeona este año del Abierto de Australia ya había ganado en tres de las cinco ocasiones a Venus, la de la mayor edad en esta edición en Wimbledon con 36 años, y también se había apuntado la victoria en los JJ.OO. de Londres, sobre hierba, en este mismo recinto, único precedente en esta superficie.

Venus era la jugadora de mayor edad en avanzar a las semifinales de un Grand Slam, desde Martina Navratilova en Wimbledon en 1994 (37 años y 258 días).

“Es una campeona, ha ganado aquí muchas veces”, explicó Kerber sobre su victoria, “intenté moverla muy bien, y el último punto fue increíble”, añadió.

“Hoy era un día completamente nuevo y todo funcionó, tengo un gran sentimiento y mucha experiencia acumulada en los últimos años, lo que me ha valido alcanzar mi segunda final de un Grand Slam”, señaló Kerber

“Este es un torneo totalmente diferente, nuevo. Tengo que salir totalmente concentrada para hacer todo lo que pueda en la final”, dijo sobre su rival en la final, la gran Serena.

Más fresca de ideas, y con mayor seguridad en sus golpes, Kerber impidió la que podría haber sido la quinta final en Wimbledon entre las hermanas Serena y Venus.

Un tiro cruzado en una arriesgada subida de Venus puso punto final a la aventura de la mayor de las Williams. El partido fue un carrusel de roturas de servicio, con ocho en total. Venus cometió 21 errores no forzados, y en varios intercambios pareció agotada.

Kerber ganó 63 puntos, por 58 de la estadounidense, que salió de la central del All England con un cierto sabor a despedida final.

Antes, Serna se había impuesto a la rusa Elena Vesnina, 50 del mundo, por 6-2 y 6-0 en 49 minutos.

Serena, seis veces ganadora de Wimbledon, alcanzó así por novena vez la final de este torneo, además de situarse a tan solo una victoria de igualar la marca de la alemana Steffi Graf, con 22 títulos ganados del Grand Slam.

 

EFE.