El esquinero Antonio Cromartie estaría cerca de perderse su primer juego en la temporada 2015 de la NFL, pues Jets de Nueva York (5-3) puso en duda su participación para este jueves, cuando reciba a Bills de Buffalo (4-4).

El domingo pasado, durante el triunfo sobre Jaguares de Jacksonville, el experimentado producto de la Universidad Estatal de Florida se vio obligado a retirarse del emparrillado por una lesión en el cuádriceps, misma que lo privó de incorporarse con el equipo en las prácticas de esta “corta” semana.

Fue por ello que la franquicia lo enlistó con sólo el 25 por ciento de esperanzas de estar disponible para este combate divisional del Este de la Conferencia Americana (AFC), el cual abrirá la cartelera de la semana 10 de la presente campaña en el MetLife Stadium.

La víspera, el entrenador en jefe de los neoyorquinos, Todd Bowles, fue realista y confesó que “él no se veía bien hoy (martes). Le daré una oportunidad más y observaré cómo lo hace mañana”; su lugar sería ocupado por Marcus Williams o por Buster Skrinewould.

Con 10 ciclos de experiencia en sus espaldas, Cromartie acumula 395 tackleadas, 107 pases defendidos y 31 intercepciones, las cuales ha regresado para 545 yardas y tres veces se logró escapar hasta las diagonales, aunque en esta campaña aún no consigue telegrafiar los envíos de los mariscales rivales.

En la misma situación de “Cro” se encuentra el corredor Bilal Powell, quien padece un esguince de tobillo que lo tiene fuera de acción desde la semana cinco, mientras el esquinero Buster Skrine fue catalogado como “cuestionable” por culpa de un problema en el hombro y la mano.

En contraparte, el centro Nick Mangold (cuello), el corredor Chris Ivory (tendón de la corva), los receptores Eric Decker (rodilla), Brandon Marshall (tobillo) y Jeremy Kerley (enfermedad), así como el quarterback Ryan Fitzpatrick (pulgar) entrenaron con normalidad y no tendrán problema alguno para ponerse a las órdenes de Bowles.

NTX