Casi medio año después, la novela entre Jets de Nueva York y Ryan Fitzpatrick logró un feliz desenlace, pues el mariscal de campo firmó este jueves un nuevo contrato para volverse a enfundar la casaca verdiblanca.“Fitzmagic” estaba condenado a ser un trotamundos de la Liga hasta que Texanos de Houston lo envió a la “Gran Manzana” vía canje en 2015 y en Jets encontró el escaparate perfecto para conseguir las mejores cifras de su ya dilatada carrera; incluso, coqueteó con un inédito pase a playoffs, que se le escapó al final de la campaña.

Pero el tope salarial de la franquicia, la edad del pasador (33) y el fracaso obtenido en la primera oferta alargaron el drama del egresado de Harvard, quien el 9 de marzo se convirtió en agente libre sin restricciones.

El calvario de la temporada baja desató toda clase de rumores, se colocó a Robert Griffin III y Brian Hoyer en la mira de los neoyorquinos, mientras otros jugadores del conjunto expusieron sin tapujos su deseo de tener a “Fitz” de nuevo en los controles.

Con la presión al cuello, la organización se mantuvo estricta con el experimentado quarterback y lo privó de participar en cualquier actividad con el equipo, mientras el entrenador en jefe Todd Bowles defendía “a capa y espada” su titularidad, confiado en que eventualmente se resolvería el dilema.

Más allá de las diferencias financieras, era un secreto a voces que el jugador quería regresar a Jets y el equipo deseaba recuperarlo; una vez resuelto todo, Fitzpatrick se perfila para ser el titular, sin importar que tenga desventaja respecto al resto de sus compañeros, quienes trabajan desde hace varias semanas.

De este modo, con Geno Smith como suplente, el carismático ex pasador de Carneros, Bengalíes, Bills, Titanes y Texanos retornará con la intención de por lo menos mantener sus marcas, algunas de las cuales no sólo fueron las mejores de su trayectoria, sino en la historia de Jets.

En 2015, registró 335 envíos completos de 562 intentos para una ganancia de tres mil 905 yardas, conectó 31 pases de anotación a cambio de 15 intercepciones e ingresó a la “zona prometida” en un par de ocasiones, guiando a los suyos a una aceptable marca de 10-6, muy cerca de colarse a playoffs como comodín.

NTX/