La FIFA ha informado este jueves de que ha destituido” con efecto inmediato y hasta nuevo aviso” al hasta ahora secretario general de este organismo, Jérôme Valcke.

Valcke ha sido destituido porque “se han puesto en conocimiento de la FIFA ciertas alegaciones acerca del secretario general” y dicha entidad “ha solicitado a su Comisión de Ética que inicie una investigación formal”.

Valcke es secretario general de la FIFA desde 2007 y las denuncias en su contra tienen que ver con su supuesta participación -denunciada en las últimas horas por medios de prensa internacionales- en un esquema para la venta de entradas para el Mundial de fútbol por encima del precio oficial.

La decisión de la FIFA de separar a Valcke de su cargo, al menos mientras las investigaciones llegan a una conclusión, ahonda la crisis en la que se encuentra la entidad futbolística por actos de corrupción que la Justicia de Estados Unidos imputa a una decena de sus dirigentes, incluidos responsables de federaciones nacionales y confederaciones.

Siete altos dirigentes de la FIFA fueron detenidos a finales de mayo en Zúrich, donde se encontraban para participar en la asamblea anual de la institución, que tenía como tema central de agenda la elección de su presidente, una votación de la que salgo vencedor Joseph Blatter.

Estados Unidos solicitó a Suiza la extradición de todos ellos, pero sólo uno aceptó ser juzgado en el primer país y hoy mismo se aprobó la extradición de un segundo, el uruguayo Eugenio Figueredo, exvicepresidente de la FIFA y de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), quien puede apelar aún ante el Tribuna Federal Penal helvética.

Los otros cinco están detenidos en Zúrich y jurisdicciones aledañas a la espera de que se tomen las decisiones sobre la extradición en cada caso.

La FIFA tiene previsto celebrar el próximo febrero una asamblea anual extraordinaria para elegir al sucesor de Blatter, quien renunció días después de su reelección, en medio de la crisis de corrupción en la FIFA. EFE