El colombiano James Rodríguez será duda hasta última hora para enfrentarse a Paraguay en el segundo partido de sus selección en la Copa América Centenario por sus problemas en el hombro, y su participación dependerá de los informes médicos y de las sensaciones que tenga el propio jugador.

Así lo explicó hoy en una rueda de prensa celebrada en el estadio Rose Bowl de Pasadena (EE.UU.) el seleccionador cafetero, José Pekerman, quien abogó por darle “un poco más de tiempo” a la situación para tener “más certezas” de acuerdo a la opinión del equipo médico y a cómo se encuentre el centrocampista del Real Madrid.

“Tomaremos la definición más cerca del partido”, insistió el técnico argentino, para quien también será importante conocer cómo se encuentra James anímicamente para evaluar su estado, teniendo en cuenta además la experiencia de otros jugadores que anteriormente han tenido su misma lesión.

“Pero la determinación más importante siempre es la de los profesionales y, a partir de ahí, hay que ver cómo se siente el jugador, que es algo más personal”, añadió Pékerman, quien “siempre” optaría por la prudencia “cuando uno cree que hay un peligro” y se podría agravar la situación.

Sobre el posible reemplazo de James explicó que, cuando planificaron la convocatoria, seleccionaron a jugadores “con muchas variantes” y que les permiten tener más de una estrategia, partiendo de la base de que la estrella del equipo es irremplazable.

“Uno de nuestros objetivos -continuó- es plantear distintas fórmulas porque es un equipo con muchos jugadores nuevos y con poca experiencia que tienen que ir mostrándonos alternativas”.

De Paraguay, próximo rival de Colombia, explicó que es un equipo que hay que respetar por cómo trabajan los partidos, por su espíritu combativo y porque, aparte de su solidez defensiva, tácticamente ahora ataca mucho más y les obligará a estar preparados “ya que serán una exigencia muy alta” para ellos.

Destacó que además despliegan un buen juego con hombres como Romero y González, con un “buen organizador” como Celso Órtiz, y atacantes que tienen gol y buscan muy bien las espaldas del rival.

“Son un equipo equilibrado que va a luchar y que tienen a un técnico muy reconocido que les da siempre esa confianza a sus equipos, por lo que tendremos que tener mucho cuidado ya que va a ser un partido muy diferente al de Estados Unidos”, concluyó. EFE