La selección de Irlanda consiguió clasificarse a la Eurocopa Francia 2016 al imponerse 2-0 (3-1 global) a Bosnia y Herzegovina en duelo disputado en el estadio Aviva.

En el partido de “ida”, ambas escuadras empataron 1-1, por lo que desde el principio ambos buscaron la ventaja que les permitiera acercarse a la “Euro”. Lo cual lograron los locales debido a una jugada polémica dentro del área bosnia.

Los pupilos de Martin O’Neill consiguieron tomar la ventaja 1-0 a los 24 minutos, luego de una controversial decisión del árbitro holandés Bjorn Kuipers, quien señaló la pena máxima debido a una mano del defensa Ervin Zukanovic.

El encargado de cobrar el penal fue el delantero Jonathan Walters, que disparó al lado derecho del guardameta Asmir Begovic para adelantar a su equipo, resultado que se mantuvo hasta el final del primer tiempo.

En la parte complementaria, conscientes que estaban cerca de obtener la clasificación, los irlandeses trataron de cerrar el duelo en medio campo y apostaron por hacer daño por medio de la velocidad o en una jugada a balón parado.

La jugada que esperaron durante toda la segunda mitad llegó al minuto 70, cuando la defensa rechazó mal un servicio y dejó el balón a Walters, que casi en el área chica disparó de “volea” para hacer estallar el estadio Aviva con el 2-0 final.

NTX