Gracias a un golazo de László Kleinheisler, la selección de futbol de Hungría salió con el puño en alto del Ullevaal Stadium, donde se impuso 1-0 a Noruega para tomar ventaja en el repechaje rumbo a la Eurocopa Francia 2016.

Al minuto 26, el mediocampista de 21 años de edad se encargó de coronar una gran triangulación entre Ákos Elek y Krisztián Németh, recibió el esférico dentro del área chica rival, controló con la derecha y definió con un zurdazo cruzado.

De este modo, los húngaros dejaron al borde del precipicio a los nórdicos, pues en el partido de vuelta no sólo tendrán el marcador acumulado a su favor, sino que también tendrán el aliciente de la localía en la Groupama Arena de Budapest.

Asimismo la victoria tuvo un ingrediente emotivo, ya que horas antes del encuentro el futbol húngaro se vistió de luto por la muerte del guardameta Márton Fülöp, quien fuera seleccionado nacional y que se retiró en 2013 por culpa del cáncer, el cual finalmente le ganó la batalla a los 32 años.

El clásico brazalete negro no era homenaje suficiente para el ex arquero de clubes como Tottenham y Manchester City, así que sus compatriotas se fajaron para ofrecerle el triunfo, pese al constante asedio local que cobró hasta 16 tiros de esquina y disparó más de 20 veces al arco.

Los noruegos se desvivieron por tratar de hacerse presente en la pizarra y su técnico Mathias Hogmo se cansó de hacer ajustes en su esquema, sin embargo, nunca entró en sus planes el joven jugador del Real Madrid, Martin Odegaard, y para siempre quedará la duda de si él los habría salvado.

Ahora este par de escuadras se citará el próximo 15 de noviembre en la capital húngara, ambas dispuestas a “matar o morir” por un boleto a la gran fiesta continental, a la cual sólo le resta conocer a sus últimos cuatro invitados.

NTX