El ciclista mexicano Ignacio Prado hizo historia al ser el primer mexicano en competir en la prueba de Omnium en unos Juegos Olímpicos, para quedar en el lugar 15 en Río 2016.

Prado sabía que estar en medio de los llamados “monstruos” del ciclismo era un reto y aun así salió para pelear con ellos con todo. “Me voy de Río de Janeiro con la satisfacción de haber dejado todo en la pista, no es sencillo estar con estos grandes competidores, pero hice lo mejor que pude”, aseveró.

Indicó que la última prueba del Omniun, la carrera por puntos, fue intensa y tuvo que pelear con garra en cada giro para subir posiciones, ya que por la mañana había quedado en el último lugar.

“La verdad es una carrera muy dura, creo que el nivel no es para menos, di todo, traté de sacar una vuelta, pero no se puede con el nivel de los rivales”, admitió.

El guanajuatense sostuvo que para este tipo de competencias es necesario tener más tiempo de preparación, ya que con un año o dos no es suficiente para enfrentar a contrincantes de este nivel.

“La preparación no fue tan larga, se requiere más apoyo para tener un mejor ciclo, no sólo de un año, sino de más. No queda más que seguir luchando porque estamos lejos de este nivel”, abundó.

De las últimas tres pruebas del Omnium, que se realizaron este lunes en el velódromo olímpico, Ignacio Prado consideró que fue la carrera por puntos en donde se debe aplicar una buena estrategia.

“Si no hubiera sido por la lesión que tuve, que me obligó a detener mi entrenamiento, tal vez hubiera terminado mejor”, consideró el subcampeón panamericano de Toronto 2015.

 

NTX