La acrobática asistencia de Héctor Herrera ante el Moreirense (3-2) ha respaldado al centrocampista mexicano nuevo líder del Oporto, del que ya luce el brazalete de capitán.

Herrera, de 25 años, se ha erigido como un referente del equipo entrenado por José Peseiro, al que ha acudido al rescate en los dos últimos encuentros de Liga, la última vez, anoche, en el sufrido triunfo ante el Moreirense.

Un centro pasado de su compatriota Miguel Layún lo cazó de forma felina Herrera, que levantó de forma acrobática su pierna derecha a tiempo de que el balón no saliese fuera.

La ortodoxa pero efectiva asistencia de “El Zorro” la aprovechó Evandro para cabecear el definitivo 3-2.

El tanto culminaba una increíble remontada del Oporto, que perdía 0-2 hasta el minuto 40.

La victoria mantuvo al club norteño en la complicada pugna por el título: está a tres puntos del Benfica, segundo, y a otros tres del líder Sporting, que podrán ser seis si gana en casa esta noche al Boavista.

En la anterior jornada, el 12 de febrero, el mexicano también fue crucial para remontar un 1-0 ante el Benfica, pues sumó, con un remate colocado desde el borde del área, el empate momentáneo que puso a “los dragones” rumbo a la victoria final (1-2).

Después de un irregular comienzo de temporada, las últimas actuaciones de Herrera han corroborado la mejoría del jugador.

Hasta el momento, acumula 6 goles en el campeonato, 3 más que los anotados el pasado curso, y ya porta el brazalete de capitán desde hace dos semanas, cuando se fraguó la cesión del brasileño Maicon al Sao Paulo.

Su precisión en los pases (anoche fue del 85 %), la capacidad para sorprender desde segunda línea con su colocado y fuerte remate y la mejoría en la agresividad defensiva colocan a Herrera como un elemento fundamental del Oporto.

El jueves será la próxima prueba de fuego de “El Zorro”: el equipo que capitanea debe remontar un 2-0 adverso ante el Borussia Dortmund si quiere pasar a los octavos de final de la Liga de Campeones. EFE.