Lewis Hamilton no sólo demostró ya su técnica sobre el volante para consagrase por tercera vez campeón del Mundial de Fórmula Uno, sino también sus malas artes sobre el cuadrilátero para vencer al luchador Místico, en la “Catedral de la Lucha Libre”, la Arena México.

El piloto británico se dijo fan del deporte del costalazo, por lo que pidió expresamente visitar el recinto para presenciar el estilo de lucha mexicano, con una de las máximas figuras actuales, Místico.

El “Príncipe de Plata y Oro” salió al ring a dar una demostración este miércoles por la tarde con Mephisto, ante invitados especiales de la marca deportiva que lo patrocina.

Ahí, Hamilton tuvo más que primera fila, ya que presenció todo desde una esquina del encordado, donde los gladiadores mantenían la disputa e incluso en un momento entró para darle apoyo al rufián y “faulear” descaradamente a Místico, para rendirlo con un conteo de espaldas planas.

Luego, el técnico se repuso y venció con la “mística” a Mephisto y al final, el también llamado “Rey del Aire” le obsequió a Hamilton una máscara, para demostrar que no le guarda rencor por la artimaña e incluso dijo que lo considera ya una leyenda, por su trayectoria en la máxima categoría del automovilismo.

NTX