El portero de Tigres, Nahuel Guzmán, consideró que enfrentar como visitante al Toluca a las 12:00 horas siempre pesa a los equipos, pero confió que los felinos conseguirán un resultado positivo en la quinta fecha del Torneo Apertura 2016.“Es un rival duro que se hace fuerte de local, el partido se juega a un horario que pesa, en una cancha que le cuesta bastante a los equipos, hemos jugado varias veces con Toluca, más allá del cambio de técnico, hay jugadores que ya conocemos”, indicó.

Guzmán resaltó el poder ofensivo que tiene el conjunto mexiquense, que ahora es dirigido por el ex guardameta Hernán Cristante, y desde su punto de vista los de la UANL tendrán que buscar la posesión del esférico si quieren lograr un buen resultado.

“Sabemos el potencial que pueden llegar a tener, sobre todo si les dejamos manejar el balón y darles la posibilidad de que nos ataquen con libertad y espacios, haremos hincapié en la posesión del balón, descansar con la pelota mientras vengamos de un desgaste importante”, agregó.

El argentino manifestó que en juegos anteriores frente a los Diablos Rojos, los Tigres han tenido paciencia y por ello en este cotejo buscarán algo similar para obtener los tres puntos.

El guardameta dijo que sin duda para los felinos será relevante evitar que el rival les anote, pero aseveró que la prioridad es ser contundente ante la cabaña del contrincante.

NTX