Tras protagonizar una temporada de ensueño enfundado en la casaca del Real Madrid, el ala-pívot mexicano Gustavo Ayón se hizo acreedor, el pasado 7 de noviembre, al Premio Nacional del Deporte 2015, el cual lo impulsa a seguir haciendo historia en el basquetbol internacional.

Si bien a nivel de equipo, el nayarita festejó todo aquel torneo que disputó, en la selección se le resistió el tan ansiado boleto para los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, aunque todavía tendrá una última oportunidad de reafirmarse como héroe nacional en el repechaje a realizarse en julio de 2016.

El máximo reconocimiento deportivo en México lo invita a seguir dando lo mejor de sí sobre la duela, tal como lo reconoció en breves declaraciones difundidas por el portal oficial del Real Madrid.

“Es un orgullo recibir este premio. En México es un galardón muy importante. Este premio es una motivación más para seguir trabajando y mejorando”, confesó emocionado.

El oriundo de Tepic, distinguido en la categoría “deporte profesional”, incluyó entre las dedicatorias a sus compañeros de club, con quienes se acopló desde que arribó a la capital española en septiembre de 2014.

“Quiero compartirlo con mi hijo, mi familia y mis compañeros del Real Madrid, con los que se lograron tantas cosas en 2015, y los de la selección”, aseguró el “Titán”, quien es pieza clave dentro de la quinteta “blanca”.

Como uno de los estandartes “merengues”, Ayón Aguirre celebró por todo lo alto los títulos conseguidos en la Euroliga, Liga, Copa Intercontinental, Copa del Rey y Supercopa, pertenecientes al ciclo 2014-2015, mismo que pasó a los anales del deporte europeo con letras de oro.

NOTIMEX