El pívot Draymond Green surgió en el momento clave con su juego completo y lideró a los Warriors de Golden State a recuperar el camino del triunfo después de vencer a domicilio por 104-109 ante los Timberwolves de Minnesota.

Después de la derrota sufrida el pasado sábado ante los Spurs de San Antonio, que dieron toda una lección de defensa, los campeones de liga volvieron a tener problemas con su ataque, especialmente el base estrella Stephen Curry que siguió sin estar inspirado en los tiros desde fuera del perímetro.

Pero surgió Green con un partido completo de 24 puntos, nueve rebotes y seis asistencias que ayudaron a los Warriors a volver a ganar y mantenerse en la lucha por alcanzar la marca de las 72 victorias al concluir la temporada regular.

El escolta Klay Thompson llegó a los 17 tantos y anotó los cinco intentos de triple que hizo y compensó la poca inspiración encestadora de Curry por segundo partido consecutivo, que falló 11 de 17 tiros ca canasta.

Curry falló también siete de nueve intentos de triples, lo que confirmó que ha perdido la magia de su muñeca.

“No me preocupa el haber fallado en los últimos dos partidos”, comentó Curry. “Hago los tiros, el problema es que no entran, pero no por eso me voy a condicionar de ser yo mismo en el campo”.

Curry reiteró que tanto cuando acierto no pierde el control como cuando falla no se hunde, el siguiente paso es seguir en su línea y está convencido que el balón volverá a entrar en la canasta.

“Nada va a cambiar mi estilo de juego y mucho menos que deje de tirar a canasta como lo hago habitualmente”, destacó Curry, que al final también logró un doble-doble de 19 puntos, 11 asistencias y siete rebotes.

Después de lo demostrado por los Spurs con su defensa de presión constante, que limitó a los Warriors a solo 79 puntos, los Timberwolves utilizaron la misma estrategia y estuvieron cerca de conseguir imponerse a los campeones de liga.

Por su parte, Thompson reconoció que lo importante al final era haber ganado y demostrar que el equipo sabe hacerlo también en partidos complicados, lo mismo que cuando logra amplias ventajas.

De nuevo, los reservas brasileños, el escolta Leandro Barbosa y el pívot Anderson Varejao se combinaron con 14 puntos y también colaboraron en la victoria de los Warriors.

Barbosa jugó 18 minutos en los que anotó 4 de 7 tiros de campo, falló dos intentos de triple, y acertó 1-2 desde la línea de personal. El veterano internacional brasileño también capturó un rebote y dio una asistencia.

Mientras que Varejao jugó 10 minutos y consiguió cinco puntos al encestar 2-2 en los tiros de campo y 1-2 desde la línea de personal, además de dar una asistencia y perder un balón.

De nuevo, el pívot novato dominicano Karl-Anthony Towns con un doble-doble de 24 puntos y 11 rebotes volvió a ser el líder de los Timberwolves, que perdieron el segundo partido consecutivo y el séptimo en los últimos 10 disputados.

Towns, candidato número uno al premio de Novato del Año, disputó 38 minutos en los que anotó 11 de 19 tiros de campo, incluido un triple que intento, y 1-2 desde la línea de personal.

El internacional dominicano capturó ocho rebotes defensivos, repartió dos asistencias, puso un tapón y perdió dos balones.

El alero canadiense Andrew Winggins con 25 puntos fue el líder encestador de los Timberwolves que también tuvieron un doble-doble del base español Ricky Rubio, que brilló en la dirección del juego y realizó una gran labor en el duelo individual con Curry.

Rubio aportó 20 puntos, 11 asistencias y cuatro rebotes –todos defensivos– en los 33 minutos que estuvo en la pista del Target Center de Minneapolis.

El jugador de El Masnou anotó 5 de 9 tiros de campo, incluidos 3 de 7 triples, y estuvo perfecto 7-7 desde la línea de personal, recuperó cuatro balones, pero perdió seis y puso un tapón.

Los Warriors aprovecharon las 18 perdidas de balón que tuvieron los Timberwolves en 23 puntos y los reservas de los campeones de liga aportaron 36 tantos por 8 del equipo de Minnesota.

Rubio, que superó a Curry en triples, anotó tres por dos del Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, admitió que la manera como jugaron los Spurs ante los Warriors les sirvió de referencia.

“Pienso que San Antonio hizo un gran trabajo y nosotros seguimos su plan”, destaco Rubio. “No fue lo mismo en cuanto a lo que aportamos en el campo, pero pienso que completamos un gran partido”.

Por su parte, el entrenador interino de los Timberwolves, Sam Mitchell, destacó que la labor realizada en el marcaje a Curry y Thompson fue brillante, pero para ganar a los Warriors había que controlar a todo el equipo.

“Como equipo no pudimos hacerlo mejor ante Klay Thompson y Stephen Curry, pero ellos demostraron que son más que ambos jugadores … tienen un equipo completo del 1 al 15 que componen la plantilla”, subrayó Mitchell.

 

EFE