Los Gigantes de Nueva York tienen que llenar un enorme hueco, del tamaño del receptor Odell Beckham Jr., en su alineación para el partido contra los Vikingos de Minnesota el domingo, debido a que fue suspendido por un juego.

“Big Blue no podrá contar con el hombre responsable de 26 por ciento de sus recepciones, 36 por ciento de sus yardas de recepción y 41 por ciento de sus capturas de touchdown”, publicó el sitio oficial de la NFL.

“Obviamente, la oportunidad estará para todos los que busquen contribuir”, indicó el entrenador Tom Coughlin, sobre la sustitución de Beckham, y a través de un diario estadunidense, refirió que “ciertamente muchas personas serán llamadas”.

La eficiencia de pase de Beckeckham Jr. es 20.9 puntos superior al compararlo con el resto del equipo en esta temporada. “La situación obliga a equipos dobles y triples y a que los receptores tengan una cobertura más rígida”, dijo.

Los receptores abiertos de los Gigantes son optimistas. “Odell es sólo una pieza del rompecabezas , y tenemos otros que pueden jugar también”, aseguró Dwayne Harris, al indicar que “sólo vamos a salir, hacer nuestro trabajo y jugar al futbol”.

Por su parte, Hakeem Nicks expresó que ve “una gran oportunidad y cuando la oportunidad llama a la puerta, tengo que responder a ella”.

La Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) suspendió un partido al receptor de Gigantes de Nueva York, quien se perderá la semana 16, en que su equipo visitará a Vikingos de Minnesota.

En un comunicado, la Liga informó que “la suspensión de un juego sin goce de sueldo para Odell Beckham Jr, de Gigantes de Nueva York, fue reiterada por el oficial de apelaciones James Thrash, tras una audiencia en las oficinas de la NFL en Nueva York”.

Beckham Jr. se ganó la suspensión de un partido debido a los tres castigos de rudeza innecesaria que se le impusieron a lo largo del encuentro del domingo pasado, que su equipo perdió por 35-38 ante Panteras de Carolina.

NTX