Una testigo protegida en el caso de la trama de corrupción de menores presuntamente liderada por el empresario de cine porno Ignacio Allende, alias Torbe, ha implicado a los futbolistas Iker Muniain y David de Gea, al primero por abusar de ella durante un encuentro y al segundo por concertar esa cita.

Así consta en un informe policial entregado en el juzgado que lleva el caso publicado hoy por eldiario.es y cuya autenticidad han confirmado a Efe fuentes policiales.

La testigo protegida, que es la víctima que desencadenó las pesquisas contra Torbe, explicó a la Policía que el director de cine porno la condujo, bajo la promesa de que cobraría bastante dinero, a un hotel madrileño de cinco estrellas, donde se encontró con otra mujer, con el delantero internacional del Athletic Club de Bilbao Iker Muniain y otro futbolista que no pudo identificar.

Según la declaración, Torbe les dijo a ella y a la otra mujer “que no se podían ir y que tendrían que hacer todo lo que ellos quisieran”, amenazándolas, y también les especificó que “no grabaran nada para no afectar a sus carreras”.

La testigo relata que ambas mujeres sufrieron “agresiones físicas y sexuales”, ya que “si se negaban eran agredidas físicamente por ambos” hombres, y que además no cobraron nada porque todas las ganancias se las llevó el director y actor porno Torbe.

Durante su declaración a la Policía la mujer asegura que el encuentro había sido promovido por David de Gea, actualmente portero del Manchester United y de la selección española que está en Francia para disputar la Eurocopa, que “sería la persona que habría sufragado los gastos de ese evento ese día”.

El actor, director y productor de cine porno Ignacio Allende Fernández, conocido como Torbe, fue arrestado el pasado mes de abril junto a otras cinco personas por obligar a menores a participar en vídeos pornográficos.

El juez de guardia decretó su ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza por los delitos de pornografía, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública.

 

EFE