Gallos Blancos de Querétaro innovó en el futbol mexicano al trabajar con la “training mask”, que funciona para simular el esfuerzo que se hace en altura.

Durante la pretemporada que se lleva a cabo en Cancún, Quintana Roo, el jefe de Servicios Médicos del equipo, Franco Vázquez Ponce, acordó con la directiva traer esta nueva tecnología.

“La función de la máscara es trabajar con hipoxia (bajo volumen de oxígeno), el jugador respira con mayor frecuencia y el cuerpo trabaja más con dióxido de carbono que con oxígeno”.

“La finalidad es fortalecer los músculos respiratorios y ganar mayor oxígeno en el cuerpo”, declaró el doctor tras el primer entrenamiento de los jugadores con la nueva máscara.

Agregó que la idea es usarlas en las prácticas donde se realicen trabajos físicos. “Si se acostumbran a trabajar con esta máscara llegamos con mayor oxigenación sin que cueste trabajo”, refirió.

El médico dijo, orgulloso, que Querétaro es pionero en usar este tipo de tecnología en la Liga MX y apuntó que “todos los equipos tratamos de estar a la vanguardia”.

Por su parte, los jugadores estaban sorprendidos por lo que les brindó la máscara de entrenamiento.

“Fue una experiencia nueva, los deportes van innovando y se saca beneficio. Es una maravilla esta máscara”, dijo Mario Osuna y habló de la importancia de empezarla a usar en pretemporada. “Haces pretemporada para una base y la máscara ayuda a oxigenar más y fortalecer pulmones”.

A su vez, Ángel Sepúlveda subrayó que si se usa para sacar ventaja y beneficios será más importante. “Es buena, es algo nuevo y hay que adaptarnos para sacar ventaja que es la idea” y agradeció que la institución “esté metida” con el equipo.

Jordi Cortizo, campeón sub 20 y quien está en su segunda pretemporada con el primer equipo, señaló que “se siente gran diferencia, cuesta trabajo respirar y cuando te quitas máscara entra todo el aire”.